Reacciones alérgicas a la caspa de las mascotas

No todo el mundo es alérgico a la caspa de las mascotas, pero entre aquellos que lo son, los síntomas oscilan de leves a severos. Evitando a los animales es la manera más efectiva para prevenir una reacción alérgica. Cuando los animales son inevitables, entonces existen tratamientos disponibles. Los síntomas de la alergia a la caspa de las mascotas son similares a aquellos que se presentan en otras alergias por sustancias que se transportan por el aire, como es el caso de la fiebre de heno.

Síntomas

Las reacciones leves a la caspa de las mascotas incluyen estornudos; comezón, ojos llorosos o rojos; cosquilleo en la parte posterior de la garganta o en el velo del paladar; o comezón en la nariz. Las reacciones más importantes consisten en moqueo nasal, congestión nasal, drenaje de moco espeso por la garganta, tos, dolor y presión en los senos nasales, despertar frecuente y coloración azul bajo los ojos. No es inusual que los síntomas comiencen siendo leves y luego se hagan más severos, mientras más tiempo esté expuesta una persona a la caspa de las mascotas. Además de estos síntomas respiratorios, puede aparecer una reacción alérgica de la piel llamada dermatitis alérgica. Algunas veces las erupciones estarán formadas por pápulas, o sea elevaciones rojas de la piel.

Función

La caspa de las mascotas no es realmente un agente dañino para el cuerpo humano. Una reacción alérgica, sin embargo, representa una respuesta del sistema inmune del organismo a la caspa, como si esta fuera un agente infeccioso potencialmente nocivo. El sistema inmune envía mensajes a las diferentes partes del cuerpo, las cuales producen histamina para luchar contra la caspa. La histamina ocasiona todos los síntomas de la reacción alérgica.

Fuentes

La caspa se encuentra en las células de la piel de los animales, en la saliva o en la orina, explica la página de Internet de la Clínica Mayo. Ambos, gatos y perros, pueden soltar pelo y células de la piel dondequiera que van. La American Lung Association indica que muchas personas reportan el doble de alergias a los gatos que a los perros. Lamerse es una práctica común de los animales para limpiarse así mismos. La saliva de la lengua puede dejar caspa sobre la piel que es desprendida. Muchas mascotas lamen como señal de afecto, lo cual puede provocar una respuesta alérgica, especialmente una dermatitis alérgica.

Tratamiento

La vacunación frecuentemente puede disminuir la caspa de la mascota, pero es probable que no se elimine completamente el alergeno del hogar. FamilyDoctor.org sugiere que pueden pasar al menos cuatro semanas para que desaparezcan los alergenos del hogar. Muchas personas alérgicas eligen vivir sin mascotas o toman un antihistamínico diariamente. Las antihistaminas trabajan bloqueando la producción de histamina desencadenada por la caspa. Sin histamina, el cuerpo no produce los molestos síntomas asociados con la reacción alérgica. Los individuos que presentan sólo una alergia tópica pueden lavar la zona para eliminar la saliva y aplicar un antihistamínico en crema. Otros tratamientos comunes incluyen corticosteroides para combatir la inflamación, descongestionantes para aliviar la congestión nasal y la irrigación nasal con solución salina.

Complicaciones

Las personas que presentan tanto asma como alergia a la caspa de las mascotas, incrementan el riesgo de padecer un ataque de asma cuando se exponen a la caspa de las mascotas. La página de Internet de la Clínica Mayo sugiere que la exposición a la caspa puede causar dificultad para respirar, opresión y dolor en el pecho, sibilancias u otros ruidos con la exhalación y vigilia por la falta de aliento o tos.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah harding | Traducido por karly silva