Reacción alérgica al zumo de granada

Si desarrollas reacciones adversas después de beber o tocar zumo de granada, podrías tener una alergia. Aunque las granadas no son consideradas un alérgeno alimentario común, algunas personas pueden experimentar una reacción alérgica. Todos los síntomas deben evaluarlos tu médico. No todas las reacciones después de beber zumo de granada se relacionan con una alergia. Podrías tener una enfermedad diferente que está causando los síntomas. Habla con tu médico para hacer una evaluación, diagnóstico y opciones de tratamiento.

Antecedentes

El sistema inmune protege tu cuerpo de sustancias potencialmente peligrosas, como bacterias, virus y parásitos. Si eres alérgico al zumo de granada, tu sistema inmunitario identifica las proteínas en la fruta como una sustancia peligrosa. El cuerpo reacciona con tu sistema de defensa, que conduce a la creación de inmunoglobulina, anticuerpos E o IgE. Estos agentes luchan contra las proteínas en el zumo de granada, causando inflamación, hinchazón e irritación en diversas partes del cuerpo. Una reacción alérgica grave puede llevar a la muerte.

Alergia de contacto

Si eres alérgico al zumo de granada, podrías desarrollar una erupción cutánea simplemente tocando el jugo con tu piel. Esta enfermedad se llama dermatitis alérgica de contacto y se desarrollará a los pocos minutos de tocar el zumo de fruta. Tu piel se volverá roja, llena de bultos y picazón en el área de exposición, según la American Academy of Allergy, Asthma and Immunology. Para tratar esta enfermedad, lava el área afectada con agua y jabón y aplica una crema de hidrocortisona para reducir la hinchazón y el picazón.

Alergia ingerida

Si consumes zumo de granada, podrías desarrollar síntomas de la alergia alimentaria común, como náuseas, vómitos, diarrea, cólicos, urticaria, eczema, prurito, hormigueo en la boca, congestión nasal, rinorrea, falta de aliento y opresión en el pecho. Una reacción alérgica causará inflamación en los tejidos blandos y puede restringir tu capacidad para respirar normalmente. Busca ayuda médica inmediatamente si eres incapaz de respirar, tienes vértigo o mareos.

Tratamiento

El tratamiento comienza con un diagnóstico clínico. Si el médico sospecha que eres alérgico al zumo de granada, podría recomendar hacer unas pruebas de alergia. El tipo más común de la prueba de la alergia es una inyección de una pequeña cantidad del alérgeno debajo de la piel para ver si reacciona. Cuando seas diagnosticado, tu médico te recomendará que evites el zumo de granada y todos los otros alimentos o bebidas que contengan granada. El uso de medicamentos sin receta médica, como antihistamínicos, necesita ser evaluado por un médico.

Más galerías de fotos



Escrito por diane marks | Traducido por maria gloria garcia menendez