Razones por las que las piernas se debilitan cuando uno envejece

La reducción de fuerzas en la parte baja del cuerpo es común cuando uno envejece. Esto se debe a factores de estilos vida combinados con la rutina de ser más sedentario de lo que se era. Mientras que esta reducción de fuerzas es común, puede ser evitable; puedes tomar una serie de pasos para mantener fuertes tus piernas y el resto de tu cuerpo.

Menos actividad, menos fuerzas

Envejecer tiende a reducir la cantidad de actividad física y social que haces. Mientras que quizás eras muy activo cuando eras joven, las enfermedades, lesiones y la fatiga pueden conspirar para mantenerte en un estado más sedentario. Quizás antes hacías mucho ejercicio social accidental como el pasear al perro, jugar con los niños o hacer el jardín. Mientras más viejo te pones, esto pasa con menos frecuencia. Para combatir esto, vuelve a empezar aquellas actividades mientras sea posible, o sal a caminar, a andar en bicicleta o nadar para ayudarte a mejorar la fuerza y movilidad.

Faltar al gimnasio

Mientras envejeces es muy probable que ninguna rutina de ejercicio sea fácil, y no hacer nada es el mayor contribuyente a disminuir la fuerza de la parte baja del cuerpo. El Centers for Disease Control and Prevention sugiere entrenamiento con peso regular para las personas mayores por varias razones: mejora los síntomas de muchas enfermedades relacionadas con la edad, fortalece el corazón y las funciones musculares, aumenta la densidad de los huesos y desarrolla la fuerza en la parte superior e inferior del cuerpo. Experimentarás mejor equilibrio, movilidad y sueño gracias a un programa de entrenamiento con peso.

Sarcopenia silenciosa

La Sarcopenia es una condición que reduce la masa muscular y fuerza de los músculos. Todavía no se descubrió cual es la causa de la sarcopenia, pero muchos adultos mayores experimentarán esta condición. La sarcopenia hace que las fibras de los músculos se contraigan con menos efectividad y hace más difícil el desarrollo de las fibras. La reducción de hormonas liberadas por el cuerpo contribuye a esta reducción de masa muscular y fuerza. Hacer ejercicio de manera regular te ayudará a combatir la sarcopenia.

Los no de la nutrición

Así como pasan los años quizás experimentes disminución en el apetito, menos interés en la comida y menor satisfacción al comer debido a una disminución de tus sentidos del gusto y olfato. Tal disminución puede significar que estarás ingiriendo menos calorías y nutrientes, y como resultado tu cuerpo no tendrá suficiente proteína para sostener la masa muscular y generar fuerzas. La reducción en carbohidratos y grasas reduce la energía y puede debilitar tu motivación de hacer ejercicios o formar parte de actividades sociales, lo que lleva a una disminución en fuerza y masa muscular. Prioriza el comer suficientes alimentos saludables cada día que aporten energía a tu cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por lau hanly | Traducido por liz mancilla