Razones por las que los padres deben supervisar el uso del teléfono móvil de sus hijos

Los teléfonos celulares son una gran comodidad para la mayoría de los padres ya que proveen una manera de hacer un seguimiento de los niños a través del contacto personal o a través del servicio de GPS. También dan a los niños más seguridad, lo que permite un contacto inmediato con mamá o papá en el caso de accidente, enfermedad e incluso una salida antes de la escuela. Los padres deben saber que el mismo teléfono que les da acceso a sus hijos también les permite a los niños ingresar a un mundo mucho más grande. Hacer un seguimiento de cómo tu hijo usa su teléfono celular es una parte importante de la crianza para garantizar la seguridad de tus hijos.

Costo

Los teléfonos celulares pueden ser costosos, incluso antes de que los padres añadan un plan de uso. Los niños no pueden cuidar su teléfono como la pieza de tecnología delicada que es. Los padres deben inspeccionar físicamente el teléfono de vez en cuando. Habla con el niño si parece que tiene más desgaste de lo esperado. También es vital que los padres revisen los mensajes de texto, los datos, la música o las aplicaciones que el niño pudo haber cargado a la cuenta. Revisa habitualmente el teléfono de tu hijo en busca de gastos adicionales sobre una base semanal y cortar de raíz comportamientos inadecuados. De este modo también evitarás sorpresas al abrir la factura del teléfono.

Bullying cibernético

A algunos niños y adolescentes les resulta más fácil intimidar a otros cuando se esconden detrás de un teléfono o red social. Los padres que han prohibido las redes sociales en la computadora de la casa pueden sorprenderse al descubrir que su hijo ha descargado una aplicación gratuita desde el teléfono. Los padres que permiten los medios de comunicación sociales deben llevar un registro del nombre de usuario y contraseña del niño para revisar periódicamente la actividad sus hijos. La intimidación va más allá de las redes sociales, por lo que también echa un vistazo al teléfono del niño en busca de textos y mensajes de voz intimidatorios. Desplázate por el registro de llamadas y revisa los nombres de todas las llamadas entrantes o salientes. Si no sabes quién está llamando a tu hijo, pide una explicación. Si el teléfono de tu hijo tiene la capacidad, desplázate a través de la casilla de elementos eliminados.

Pornografía

La pornografía en línea es una parte de la vida digital. Según iKeepSafe.org, un grupo sin fines de lucro organizado para proveer a las comunidades con información segura en el mundo digital, uno de cada cuatro niños accede accidentalmente a pornografía. Los teléfonos pueden tener acceso a Internet y muchas de las amenazas que eso implica. Si bien existe una amplia gama de programas de seguridad y protección, los padres sabios ven regularmente el historial de navegación del teléfono. Además, es importante visitar las salas de chat o los sitios de redes sociales que el niño puede visitar. Los pedófilos se meten en salas de niños en busca de víctimas. Todo lo que un depravado necesita es el número de teléfono del niño para poder rastrear sus llamadas, textos, correo electrónico, navegación y ubicación sin que tu hijo lo sepa.

Mensajes de texto sexuales

Más y más padres están tomando conciencia de la cuestión de los mensajes de texto sexuales. Se trata de mensajes sexualmente explícitos que también abarcan el envío de fotos de desnudos por teléfono. En muchos estados, cualquier persona que tenga una foto de una persona desnuda menor de 18 años puede ser arrestado por pornografía infantil, incluso si el usuario es menor de 18 años también. Es importante que los padres vean las imágenes en el teléfono, tanto las enviadas como las recibidas, y hacer frente a la situación de inmediato.

Más galerías de fotos



Escrito por shellie braeuner | Traducido por andrea galdames