Razones por las que los niños preescolares van al médico

Los padres y los médicos trabajan juntos para asegurarse que los niños crezcan fuertes y sanos. Aunque los preescolares no siempre visitan al médico cuando algo está mal, todavía pueden experimentar temor y ansiedad acerca del viaje, dicen los expertos de salud en Kids Health. Es importante que los padres hablen con sus hijos preescolares acerca de qué esperar en la visita a su doctor, y recordarles que los médicos no sólo solucionan las funciones corporales que no están funcionando adecuadamente, sino también asegurarse de que los niños permanezcan saludables para reducir al mínimo sus visitas al consultorio.

Vacunación

Cuando estás preparado para el preescolar, el niño en edad preescolar, visitará al médico para sus vacunas requeridas para su edad. Entre el nacimiento y los 6 años de edad, los niños deben tener 14 vacunas, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Las vacunas, investigadores de los CDC informan, ayudan a proteger a los niños, así como sus familias y la comunidad de enfermedades: sobre todo las que dan lugar a complicaciones graves, como daños en el hígado, neumonía o meningitis. El CDC también recomienda que los niños en edad preescolar reciban vacunas contra la gripe, especialmente los niños con enfermedades crónicas, como el asma. Kyla Boyse, una enfermera, con la Universidad de Michigan Health System, sugiere que los padres ayuden a los niños que tienen ansiedad por la vacuna al explicar la importancia del procedimiento y apoyarlos durante y después del proceso.

Enfermedad

Una de las razones más comunes por las que los niños preescolares visitan al médico es porque no se sienten bien. Cuando los niños tienen síntomas como fiebre, tos persistente y vómitos, los padres pueden probablemente llevar a su hijo a un médico para examinar y tratar estos síntomas. Cuando los niños visitan el consultorio del médico, los padres deben dejar que sus hijos sepan lo que pasará durante la visita para que sepan qué esperar y para que puedan hacer frente a la ansiedad que puedan sentir. Si el niño necesita algún procedimiento especial, como la extracción de sangre o dar una muestra de orina, los profesionales de la salud recomiendan que los padres digan a sus hijos con cuidado lo que sucederá.

Lesiones

Como los niños en edad preescolar se esfuerzan por cumplir con los hitos de desarrollo físico, pueden incurrir en lesiones que requieran un viaje al consultorio del médico. Los preescolares están aprendiendo nuevos movimientos corporales más dinámicos, como volteretas y trepar a los árboles, que ayudan a desarrollar sus habilidades motoras gruesas y están expuestos a un mayor riesgo de hacerse daño. Otras lesiones, como las sufridas por caídas y las quemaduras son comunes entre los niños en edad preescolar, y a veces son evitables con la supervisión adulta adecuada, de acuerdo con el Departamento de Salud y el programa de Servicios Humanos de EE.UU.. Es importante que los padres enseñen a sus curiosos hijos técnicas seguras para jugar y proporcionar la supervisión adecuada para reducir al mínimo el riesgo de lesiones.

Los chequeos de niño sano

Los chequeos de atención del niño sano son viajes que no son de emergencia al consultorio del médico que le dan a los padres y sus niños en edad preescolar la oportunidad de hacer preguntas importantes relacionadas con el desarrollo de los niños, los comportamientos saludables y el bienestar general, de acuerdo con HealthyChildren.org. El control del niño sano permite a los padres aprender acerca de las medidas preventivas para mantener a sus hijos sanos y permiten a los niños en edad preescolar la oportunidad de relacionarse con su pediatra. Los padres deben escribir una lista de preguntas para hacerle al pediatra antes de que su hijo lo visite para asegurar que la visita aborde suficientemente sus necesidades médicas. Otro de los beneficios de las revisiones del niño sano es que los niños preescolares participan activamente en el cuidado de su propia salud.

Más galerías de fotos



Escrito por k. nola mokeyane | Traducido por daniela laura arjones