Razones por las que los niños se portan mal y qué pueden hacer los padres para corregirlos

Los niños se portan mal por un sinnúmero de razones, entre las cuales no es de menor importancia la razón de que son niños. Sin embargo, sólo porque corresponde a nivel madurativo que se porten mal no quiere decir que los padres no deben intentar corregir su comportamiento. En general, los niños tienen un objetivo en mente cuando se portan mal, sugieren los expertos del Children's Hospital Boston. Si los padres pueden tratar ese objetivo, entonces se puede corregir el mal comportamiento.

Razones físicas

Nadie está en su mejor momento cuando está cansado, tiene hambre o está enfermo. Esos sentimientos pueden llevar a los niños a tener más problemas de comportamiento. Es probable que aún los niños que son maduros y hablan no puedan explicar que se sienten particularmente cansados o que están cayendo enfermos; les corresponde a los padres prestarles atención a esas pistas. Aunque los padres no pueden controlar que sus hijos se enfermen, pueden controlar para qué momento organizan los mandados o en qué momento deben ir a dormir sus hijos. Asegúrate de que tus hijos vayan a dormir lo suficientemente temprano para que puedan descansar mucho según la edad que tengan, y organiza los mandados para después de las comidas o lleva bocadillos sanos a donde vayas para evitar el mal comportamiento que generan el hambre y el cansancio.

Atención

Muchas veces cuando los niños se portan mal su objetivo es llamar la atención. Saben que si gritan, tiran el plato al piso o zapatean en sus dormitorios y dan un portazo, mamá o papá vendrán corriendo. Para corregir este mal comportamiento, asegúrate de felicitar a tu hijo cuando se porte bien y de prestarle atención en esos momentos. A menos que el mal comportamiento en verdad sea peligroso, el Children's Hospital Boston recomienda que se ignore.

Independencia

A veces lo que los padres perciben como mal comportamiento es en verdad la reivindicación de independencia. A medida que los niños crecen, quieren ser más independientes de sus padres. Es posible que discutan cuando se les pida hacer algo, no porque quieran ser irrespetuosos, sino porque hablan en defensa de ellos mismos. Intenta darle a tu hijo la oportunidad de elegir cuando sea posible, sugiere Rose Allen de la University of Minnesota Extension.

Estrategias disciplinarias

Los padres pueden emplear varias estrategias que recomienda la American Academy of Pediatrics cuando sus hijos se portan mal. Por ejemplo, las consecuencias naturales les enseñan a los niños a corregir su mal comportamiento. Si tu hijo deja la bicicleta todo el tiempo en la entrada para el auto a pesar de que le has dicho reiteradas veces que la deje en la cochera, una consecuencia natural puede ser que se la roben. Las consecuencias lógicas serían similares, excepto que en este caso los padres le quitarían la bicicleta por un cierto período de tiempo. Si ni las consecuencias naturales ni las lógicas sirven, los padres pueden intentar negar privilegios. Cuando se emplea esta estrategia, los niños pierden algo que les gusta si no cooperan, como por ejemplo ver la televisión.

Más galerías de fotos



Escrito por jennifer zimmerman | Traducido por noelia menéndez