Razones para que una madre no vuelva al trabajo

Cuando la baja de maternidad termina, muchas mujeres se enfrentan a un rango de emociones y nuevas circunstancias que afectan a su decisión de volver al trabajo. Para las que no tienen interacción con adultos en el lugar de trabajo y están orientadas a su carrera, volver al trabajo puede ser una elección fácil y un cambio bienvenido. Para las que simplemente necesitan continuar ganando dinero, volver al trabajo puede ser una necesidad. Pero para otras madres, volver al trabajo puede no ser atractivo o incluso posible, y estas mujeres pueden optar por quedarse en casa y cuidar a sus bebés ellas mismas. Tanto si decides quedarte en casa, trabajar a tiempo completo o a tiempo parcial, recuerda que ninguna madre es perfecta.

Falta de cuidado infantil

La falta de cuidado infantil es una razón por la que algunas nuevas madres no vuelven a sus trabajos. Una madre que no se siente cómoda enviando a su bebé a una guardería y no puede encontrar a una niñera adecuada y disponible puede elegir dejar su trabajo para poder quedarse en casa y cuidar de su hijo. Otros padres que se sienten cómodos con la guardería quizás no encuentren una facilidad con plaza, especialmente si esperaron hasta que su bebé naciera para empezar a buscar. Si el niño es puesto en lista de espera, un padre puede necesitar dejar de trabajar hasta que haya un cuidado infantil adecuado para el bebé.

Programar dificultades

Las madres con largas horas o viajes al trabajo complicados pueden tener que parar de trabajar si no hay nadie más disponible para cumplir con las necesidades diarias de los niños. Por ejemplo, si no hay otro adulto que pueda llevar al niño a la guardería, y hacerlo ella significa llegar tarde al trabajo, una madre puede necesitar dejar su empleo. Otro ejemplo es si ninguno de los padres puede estar en casa a la hora a la que termina el turno de una niñera o cuando cierra la guardería. Si los padres no pueden establecer un horario que funcione, la madre puede decidir quedarse en casa para estar más disponible.

Preocupaciones financieras

Los costes actuales de las guarderías pueden ser prohibitivos. Como se establecía en un artículo de 2012 de "Forbes", "La Agencia Nacional de Recursos de Guarderías y Agencias de Referencias informa de que el coste anual medio de llevar a un bebé a una guardería a tiempo completo puede llegar hasta los US$18.200, y el coste para un niño de cuatro años puede ser de hasta US$14.050". Si el salario de una madre va por completo a pagar los costes de una guardería, la familia puede encontrar innecesario que la madre trabaje. Quedarse en casa podría tener más sentido, de modo financiero. Esta opción suele ser más factible para madres casadas y cuyos esposos pueden proveer para la familia sólo con sus salarios.

Amamantamiento

Algunas mujeres tienen empleo que hacen que la continuación del amamantamiento sea difícil. Por ejemplo, una profesora de escuela elemental que está todo el día con su clase puede no tener múltiples oportunidades de sacarse leche mientras está lejos de su bebé. Las mujeres que no pueden encontrar un lugar adecuado para sacarse leche o que se sienten presionadas a limitar la cantidad de tiempo haciéndolo pueden decidir no volver al trabajo. En un artículo del "Huffington Post", la escritora Katrina Alcorn dice, "Muchos de nuestros empleadores y compañeros de trabajo siguen siendo tristemente ignorantes sobre el amamantamiento; sin darse cuenta de ello, nos ponen en situaciones que pueden ser totalmente humillantes". Una mujer que siga amamantando puede incluso desarrollar una infección llamada mastitis o encontrar que su suministro de leche disminuye. Si una mujer prefiere continuar amamantando, puede decidir que es más importante quedarse en casa con su bebé, especialmente durante el primer año.

Desarrollo infantil

Algunos padres creen que la interacción de un bebé con su madre durante el primer par de años de vida es crucial para su crecimiento y su bienestar psicológico. Las madres que creen que el tiempo que pasan con sus hijos mejora su desarrollo intelectual pueden optar por quedarse en casa y pasar más tiempo con sus bebés. En este caso, construir una relación cercana con un bebé puede parecer más valioso y beneficioso para estas madres que volver al trabajo.

Emociones

Algunas nuevas madres se vuelven emocionalmente consternadas al final de la baja de maternidad. Una madre puede desarrollar depresión postparto incluso unos pocos meses después del nacimiento de su bebé, que podría coincidir con su vuelta al trabajo. De acuerdo con un artículo de "Working Mother", "La depresión postparto puede llegar en cualquier momento durante el primer año de tu bebé: afecta a una de cada cinco nuevas mamás". Otras mujeres pueden no estar deprimidas, pero simplemente se sienten tan unidas a sus bebés que el pensamiento de volver al trabajo es insoportable. Algunas familias pueden poner expectativas en las madres que les causen sentirse culpables por dejar a sus hijos, incluso si pierden sus trabajos. Las emociones como tristeza, miedo y culpa pueden jugar un papel en la elección de una madre de dejar el trabajo.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel pancare | Traducido por natalia navarro