Razones por las que es importante comer bien para estar sano

Una dieta saludable es la base para un buen funcionamiento corporal. Los alimentos son la fuente de energía para todas nuestras funciones corporales y afectan directamente la forma en que nuestros cuerpos y mentes funcionan en todas las etapas de la vida. Hay una variedad de razones por las que una dieta saludable es importante, incluyendo la prevención de enfermedades, el mantenimiento de un peso saludable y la calidad de vida.

Energía

Las calorías son la unidad de medida de energía almacenada en los alimentos. La energía aportada por las calorías del alimento es necesaria para todas las funciones del cuerpo, incluyendo el pensamiento, la actividad física, el crecimiento y la salud. Según Medline Plus, los alimentos que contienen la misma cantidad de calorías y nutrientes son ideales para una dieta equilibrada. Las proteínas, carbohidratos y grasas son los pilares de la energía. Después de la ingestión, los carbohidratos se descomponen en glucosa, lo cual proporciona energía pura que es utilizada inmediatamente o almacenada en los músculos para su uso posterior. Los carbohidratos complejos como los granos enteros, las frutas y las verduras proporcionan un equilibrio de calorías y nutrientes, mientras que los carbohidratos simples como el azúcar y la harina blanca son altos en calorías y bajos en nutrientes, haciéndolos una opción pobre para la producción de energía.

Control del peso

Una dieta saludable ayuda a mantener un peso corporal ideal y prevenir la obesidad. Cuando se comen con frecuencia, los alimentos altos en grasas saturadas, azúcares y grasas trans pueden conducir al exceso de peso y obesidad. Mientras que se necesitan calorías para tener energía, las calorías vacías (aquellas derivadas de los alimentos con poco valor nutritivo) pueden conducir al aumento de peso. Según la clínica Mayo, saltarse el desayuno, ingerir demasiadas calorías y hacer muy poco ejercicio están entre las principales causas del aumento de peso. Comer alimentos con un equilibrio de calorías y nutrientes puede ayudar a proporcionar el cuerpo el combustible que necesita para funcionar evitando el aumento de peso.

Prevención de enfermedades

Una dieta pobre ha sido directamente vinculada con enfermedades como la diabetes, enfermedades cardíacas y ciertos tipos de cáncer. Las grasas trans y las grasas saturadas son conocidas por causar aterosclerosis, que es un importante factor de riesgo de padecer ataques al corazón y accidentes cerebrovasculares. Los alimentos ricos en colesterol pueden elevar los niveles de LDL (colesterol dañino) en la sangre, lo cual también contribuye al daño arterial observado en la aterosclerosis Según la American Cancer Society, las carnes procesadas, las carnes fritas y el alcohol se asocian con un mayor riesgo de sufrir ciertos tipos de cáncer, como el cáncer de colon o de hígado. Los alimentos que contribuyen a la obesidad también están vinculados indirectamente al cáncer, ya que la obesidad aumenta el riesgo general de desarrollarlo.

Estado de ánimo y de la mente

Una dieta sana puede conducir a mejorar el estado general del la mente y el cuerpo. Según el U.S. Department of Agriculture, los alimentos ricos en antioxidantes pueden ayudar a promover la generación de neuronas durante la vejez, al tiempo que mejora la capacidad de las células cerebrales existentes para comunicarse entre sí, dando lugar a una mejora del funcionamiento cognitivo. Aún más, la dieta puede jugar un papel importante en el estado de ánimo y la salud mental. Según el American Journal of Psychiatry, una dieta saludable se asocia con una menor incidencia de depresión, trastornos de ansiedad y distimia a diferencia de la típica dieta "occidental" alta en azúcar, alimentos procesados y alcohol.

Más galerías de fotos



Escrito por tracii hanes | Traducido por maria del rocio canales