Razones para y efectos de hacer ejercicio

El ejercicio juega un importante papel en tu salud física general y bienestar. De hecho, los Centers for Disease Control and Prevention, o CDC, recomiendan que todos los adultos en los Estados Unidos hagan por lo menos 150 minutos de ejercicios cada semana para mantenerse saludables. Los niveles de intensidad de ejercicios pueden varias dependiendo de tu nivel de condición general, tus razones para ejercitarte y tus objetivos.

Motivación para ejercitarse


No todas las personas que se ejercitan buscan los mismos objetivos.

Las personas pueden ejercitarse por muchas razones. Por ejemplo, alguien que tiene sobrepeso en exceso puede ejercitarse para mejorar su salud al perder libras. Otros pueden ejercitarse por razones de estética, como tonificar los músculos. Otros pueden ejercitarse simplemente para mantenerse saludables y como parte de un papel en combinación con dieta. Otros más, pueden ejercitarse debido a la necesidad de ayudar a controlar enfermedades como diabetes o condiciones cardíacas.

Efectos en el peso


Si no quemas suficientes calorías diariamente, los excedentes se convierten en reservas de energía en forma de grasa.

Uno de los efectos más notorios del ejercicio son los cambios físicos que suceden debido a la pérdida de grasa corporal. Al ejercitarte, tu cuerpo quema calorías. Cuando las calorías que quemas mediante los ejercicios y tu rutina corporal diaria son mayores que las que consumes mediante los alimentos que comes, las reservas de grasa en el cuerpo se utilizan y se queman para generar energía, lo cual lleva a una pérdida de peso.

Efectos en el corazón


Ayuda a tu corazón y ejercítate.

Los ejercicios también causan efectos notorios en el corazón. Cuando ejercitas tus músculos, sea a través de ejercicios de fuerza o aeróbicos, también estás ejercitando tu corazón, que es un músculo. El ejercicio fortalece el corazón, permitiendo que bombee sangre más fácilmente a todo el cuerpo, lo que a su vez reduce la presión sobre las paredes de los vasos sanguíneos, disminuyendo la presión sanguínea. El ejercicio tiene también varios otros beneficios para el corazón, incluyendo el aumento del niveles del colesterol HDL bueno, disminución de niveles de colesterol LDL malo y disminución de la inflamación de las arterias, sugiere la University of Maryland Medical Center, o UNMMC. Todos estos beneficios contribuyen a prevenir enfermedades cardíacas.

Efectos de prevención de enfermedades

Además de enfermedades cardíacas, los riesgos de varias otras enfermedades crónicas pueden reducirse significativamente a través del ejercicio. Por ejemplo, el ejercicio ayuda a incrementar la efectividad de producción y uso de insulina, disminuyendo los problemas relacionados con la diabetes tipo 2. El ejercicio también puede ayudar a prevenir ciertos problemas con síndrome metabólico, y puede incluso ayudar a prevenir ciertos tipos de cáncer al reducir el daño y mutaciones de las células dentro del cuerpo.

Efectos psicológicos

Más allá de los efectos físicos del ejercicio, vienen los efectos psicológicos. Una de las áreas más significativas donde esta conexión se ha estudiado es la de sus efectos sobre la ansiedad y la depresión. Cuando realizas ejercicios, tu cuerpo produce químicos "que te hacen sentir bien" llamados endorfinas, que en forma natural ayudan a tratar los factores que contribuyen a la depresión y ansiedad, sugiere The American Council on Exercise.

Más galerías de fotos



Escrito por chris sherwood | Traducido por iliana koster