Razones de la tos después de ejercitarte en clima frío

Hacer ejercicio en clima frío puede provocar tos, ya que el aire frío hace que las vías respiratorias se tensen y se contraigan. Si has tenido recientemente una enfermedad respiratoria, resfriado u otra, es posible que tengas congestión y el ejercicio conduce a la tos. Pero la causa más común de la tos después de hacer ejercicio en tiempo frío es el asma. Si tienes asma inducida por el ejercicio, el tratamiento adecuado y algunas precauciones, pueden dejarte respirar libremente.

Asma por ejercicio

El asma es una enfermedad en la que las vías respiratorias se estrechan, lo que limita el flujo de aire y conduce a una respiración sibilante, tos y dificultad para respirar. Los irritantes como humo, olores fuertes, el polen o la caspa de mascotas, pueden hacer que tengas un ataque de asma, pero el ejercicio y el frío también son desencadenantes comunes del asma. Combina los dos y muchas personas propensas al asma experimentarán la sensación familiar de constricción en el pecho, sibilancias y dificultad para respirar. La tos es el intento del cuerpo para limpiar los conductos bronquiales. Los farmacéuticos Bill Ross y Gregory Smith, que escribieron en 2006 para Louisiana Drug Utilization Review Education, informó que del 40 al 90 por ciento de las personas con asma y el 10 por ciento de la población general que no han sido diagnosticados con asma, sufren de asma inducida por el ejercicio.

Tratamiento

Los broncodilatadores inhalados, también conocidos como los inhaladores de rescate, relajan los músculos de las vías respiratorias y ayudan a abrirse. El uso de estos inhaladores al comienzo de un ataque puede prevenir que el problema empeore. Para las personas con asma crónica, los corticosteroides inhalados pueden ayudar a controlar la enfermedad y prevenir los síntomas. Para las personas con asma provocada por alergias, los medicamentos para la alergia regular, pueden ayudar a prevenir los ataques de asma. Reconocer los factores desencadenantes del asma y tomar medidas para prevenir, también pueden ayudar a controlar la enfermedad.

Prevención

Si el ejercicio en el frío provoca tos y un ataque de asma, es posible que tengas que cambiar tu rutina al interior, durante el tiempo frío. Podrás hacer ejercicio en el gimnasio o caminar en el centro comercial. Puedes beneficiarte de la natación, ya que el ambiente húmedo de la piscina puede ayudarte a respirar mejor. Al salir a la calle cuando hace frío, envuelve tu cara con una bufanda y respires a través de ella. Esto calienta el aire que respiras por lo que el frío no provoca una respuesta. Tu médico puede aconsejarte que tomes la medicación antes de hacer ejercicio para ayudar a evitar un ataque de asma. Calienta durante 15 minutos antes de salir a hacer ejercicio, a trotar en el lugar o en una bicicleta estacionaria, también ayuda a prevenir la tos y sibilancias después del ejercicio.

Importancia del ejercicio

El asma inducida por el ejercicio no tiene por qué evitar tu rutina de ejercicio regular, incluso en climas fríos. Muchos atletas olímpicos tienen asma inducida por el ejercicio y compiten con éxito. Evitar el ejercicio. en realidad podría empeorar el problema. Ross y Smith informan que cada vez hay más sedentarios con problemas de asma. Permanecer activo y realizar ajustes en tiempo frío, te permitirá mantenerte saludable.

Más galerías de fotos



Escrito por cynthia myers | Traducido por verónica sánchez fang