Razones para un conteo de hemoglobina bajo

La hemoglobina, una proteína dentro de las células rojas de la sangre, transporta oxígeno a los tejidos. Cuando el nivel de hemoglobina disminuye, da como resultado anemia. Los síntomas típicos incluyen fatiga y falta de aliento. Si la anemia es suave o se desarrolla durante período largo, los síntomas notables podrían estar ausentes. Pero una anemia aguda o severa puede conducir a palidez, falla cardíaca y podría ser fatal. Un conteo de hemoglobina bajo podría ser resultado de la producción disminuida o la destrucción incrementada de células rojas sanguíneas, problemas con la médula ósea o pérdida de sangre aguda o crónica.

Producción disminuida

La deficiencia de hierro es una de las causas más comunes de hemoglobina baja. El hierro es un componente importante de la molécula hemoglobina y con una ingesta de hierro insuficiente, el cuerpo no puede producir las cantidades adecuadas de la proteína. La deficiencia de hierro es la deficiencia nutricional más común en el mundo y una causa de la anemia, dice un artículo en el número de abril de 2011 que "Annals of Hematology". Una deficiencia de vitamina B12, también llamada folato, puede conducir de igual manera a la anemia. Otra condición, la anemia aplástica, "apaga" la médula ósea, el tejido dentro de los huesos que produce las células rojas sanguíneas. Otras condiciones que afectan la habilidad de la médula ósea para producir células rojas sanguíneas incluyen la leucemia, el linfoma y otros cánceres de la sangre.

Destrucción incrementada

La destrucción incrementada de las células rojas sanguíneas puede conducir a una disminución en la hemoglobina y a la anemia posteriormente. La anemia hemolítica es una condición autoinmune en la que el cuerpo ataca sus propias células sanguíneas rojas, identificando las erróneamente como extrañas. Las personas con otras condiciones hereditarias, como la enfermedad de células falciformes y la talasemia, tienen una destrucción de células sanguíneas rojas incrementadas debido a que estas enfermedades cambian la forma de las células rojas sanguíneas de manera que las hace más frágiles.

Anemia de enfermedad crónica

Las condiciones médicas de largo plazo pueden afectar de forma adversa la interacción de la médula ósea con el resto del cuerpo, conduciendo a una condición llamada anemia de enfermedad crónica. De acuerdo con un artículo en el número de mayo de 2011 del "British Journal of Haematology", la anemia de enfermedad crónica es la segunda forma más común de anemia. Con la anemia de enfermedad crónica, los profesionales médicos teorizan que la inflamación crónica disminuye la capacidad de la médula ósea de producir células rojas sanguíneas e incorpora de hierro necesario para la producción de la hemoglobina, lo que conduce a la anemia. Existen muchas causas para la anemia de enfermedad crónica, incluyendo infecciones, como la hepatitis B y C y el VIH/sida; los cánceres, como el linfoma; las condiciones autoinmunes, como la enfermedad de Chron y el lupus, y la enfermedad renal crónica.

Anemia debido a la pérdida de sangre

La anemia debido a la pérdida de sangre puede ser aguda o crónica. Una pérdida de sangre repentina como resultado de un trauma, una hemorragia interna una cirugía puede conducir a una anemia potencialmente mortal que requiere un tratamiento especializado, como la hemodilución. La pérdida de sangre crónica puede ocurrir cuando una mujer ha tenido períodos menstruales persistentemente pesados o si otra persona ha tenido una hemorragia lenta en el tracto gastrointestinal por una úlcera o una diverticulitis, por ejemplo.

Más galerías de fotos



Escrito por ruben j. nazario | Traducido por laura de alba