Razones por las que a un adolescente no le va bien en la escuela

La escuela es un desafío para muchos adolescentes. Pueden haber una variedad de razones para esto y tú como padre debes determinar los factores que están socavando la educación de tu hijo. Podría ser una reparación simple como contratar un tutor para que active su nivel académico o podrías darte cuenta de que hay problemas serios a largo plazo detrás de las fallas de tu hijo en la escuela.

Falta de motivación

Algunos adolescentes simplemente no tienen la motivación para hacer sus deberes y completar los proyectos. Podrían necesitar herramientas para ayudarlos a lograr las metas educativas. Aunque la escuela podría no estar muy alta en su lista de prioridades, pueden estar subestimando el efecto a largo plazo de las bajas calificaciones y no ver el impacto directo en sus futuros. Los padres necesitan ilustrar las diferencias entre los individuos educados y los no educados para hacer que sus hijos se den cuenta de lo importante que es que les vaya bien en la escuela. Una planilla de rangos de pago de la oficina de estadísticas laborales puede demostrar claramente la importancia de una educación superior. La planilla de 2012 muestra que alguien con un diploma escolar puede esperar ganar unos $652 a la semana, mientras que un graduado universitario puede ganar un promedio de $1066 a la semana.

Poco apoyo y asistencia familiar

Con tantas familias de padres solteros y hogares en los que ambos padres trabajan, puede haber poco tiempo para ayudar a los estudiantes que están luchando con sus tareas. Algunos padres incluso trabajan en turnos de noche o de tarde, dejando poco tiempo y oportunidades para asistir a sus hijos. Un estudio de YMCA llamado "Después del colegio para los adolescentes de Estados Unidos" estima que el 59 por ciento de los adolescentes no es supervisado luego de la escuela por lo menos una vez a la semana, lo que los vuelve tres veces más propensos a saltear sus clases. Otros padres podrían no poder ayudarlos por limitaciones con sus propias educaciones anteriores. Levantarte un poco antes durante el día para revisar la tarea y dar los toques de último minuto a tu hijo podría mejorar mucho sus notas. Muchas escuelas ofrecen asistencia de tutores para los niños luego de la escuela y durante el almuerzo si necesitan una ayuda adicional que los padres no pueden darle por falta de tiempo o de educación.

Problemas de aprendizaje

Los problemas de aprendizaje diagnosticados y sin diagnosticar, pueden hacer más lenta la posibilidad de que tu hijo aprenda. El desorden de hiperactividad y déficit de atención (ADHD) y las dislexia son sólo algunos de los que pueden tener un impacto negativo en la experiencia escolar de tu hijo. Para asistir mejor a tu hijo y asegurarte una experiencia exitosa en la escuela, realiza una cita con los administradores del colegio y los psicólogos para determinar la mejor manera de ayudarlo. A menudo, las escuelas colocan a los niños con problemas de aprendizaje en un plan de educación individualizada (IEP) que ayuda a que la experiencia de aprendizaje sea más fácil de absorber y de manejar.

Sobre programación

Algunos adolescentes están tan involucrados con las actividades extracurriculares y los trabajos de medio tiempo que sus tareas sufren dramáticamente. Su nivel de inteligencia puede ser capaz de manejar las tareas, pero otros compromisos podrían no permitirles terminar con sus deberes o proyectos de manera puntual. Esto podría requerir un examen de lo que es realmente importante. Podría ser necesario dejar alguna de las actividades para que tu hijo se enfoque en su educación en lugar de hacer deportes, trabajar en la tienda de comidas rápidas o tener citas. Gail Dix, terapeuta familiar y de niños le recomienda a los padres hablar con ellos sobre sus horarios para determinar qué se puede eliminar para hacer que su vida sea menos estresante.

Más galerías de fotos



Escrito por sheryl faber | Traducido por sebastian castro