Rastas y actividades al aire libre

Tener rastas no quiere decir que tienes que esconderte de las actividades al aire libre que te hacen transpirar o ensuciar. Si sujetas tus rastas bien y las lavas con regularidad, pueden ser compatibles con un estilo de vida al aire libre. Nadar en el océano es una actividad al aire libre que puede, en realidad, ser muy beneficiosa para tus rastas, ya que el agua salada las endurece.

Mantén las rastas fuera de la cara

Las rastas que se golpean contra tu cara mientras haces deporte o que calientan tu cuello durante el verano no son divertidas. Si sujetas las rastas para que queden fuera de la cara y cuello, podrás disfrutar de las actividades al aire libre. Sujétalas con una banda para cabello resistente, así como aquéllas grandes que se utilizan como vinchas, la cual colocarás alrededor de tu cabello y la enroscarás las veces que sea necesario para sujetarlo con seguridad. Las cintas de pelo de tubos grandes cubren la parte superior de la cabeza y mantienen las rastas fuera de tu cara. Para hacer tus propias cintas, corta las mangas de una camiseta extra grande o 6 a 8 pulgadas de la parte inferior de la pierna de un par de pantalones de gimnasia.

Lava las rastas sudadas

Si pasas mucho tiempo afuera, especialmente si te ejercitas, necesitarás lavar las rastas dos o tres veces por semana. Lavarlas todos los días puede evitar que se sequen por completo, lo que causará que se forme moho en su interior. Utiliza un champú suave, sin residuos, formulado especialmente para rastas, o jabón de Castilla diluido. Coloca sobre las rastas y cuero cabelludo agua mezclada con algunas gotas de aceite esencial los días que no te las lavas. El árbol de té, el limón y el aceite de lavanda tienen propiedades antisépticas para ayudar a combatir los olores y las bacterias que provocan comezón.

Mantenimiento de las rastas

Si colocas las rastas hacia atrás, de modo que cubran las raíces, el cabello puede volverse crespo, lo que hará que sea más difícil lavar el cuero cabelludo. Acude a un profesional una vez cada dos o tres meses para que mantenga las rastas y arregle las raíces. Los profesionales generalmente te brindarán un tratamiento de limpieza profunda hecho de té de hierbas o aceite de sidra de manzana, que remueve toda la transpiración y suciedad atrapada en las rastas. Si sueles realizar actividades al aire libre particularmente sucias con regularidad, como hacer caminatas o acampar, es obligatoria la limpieza profunda regular.

Consideraciones

Si transpiras mucho al aire libre todos los días, las rastas probablemente no sean el mejor peinado para ti. Mantener las rastas lleva mucho tiempo y paciencia. Durante el primer año, las rastas sólo se están formando y el profesional puede utilizar cera para mantenerlas en su lugar, lo que puede conllevar a una situación pegajosa si haces ejercicio en climas cálidos con frecuencia. Las rastas se formarán fácilmente en cabellos africanos sin necesidad de aplicar cera. Aquéllos con cabello lacio pueden hacer lo mismo si se peinan hacia atrás durante el primer año, así que dile a tu estilista que se ahorre el consejo. Las rastas también son bastante pesadas, lo que significa que se pueden calentar mucho. Si eres particularmente sensible al calor en el aire libre, pueden resultar difíciles de llevar. Los corredores deberán asegurar fuertemente las rastas para evitar que reboten, lo que causa molestias en el cuello o cabeza.

Más galerías de fotos



Escrito por s.r. becker | Traducido por florencia prieto