Rascado compulsivo en niños

La comezón y el rascado en un niño puede ser el resultado de algo tan simple como una picadura de mosquito. Sin embargo, varias enfermedades y condiciones médicas pueden causar prurito intenso y resultar en casi constante rascado. Estos problemas incluyen infecciones, reacciones alérgicas, picaduras de insectos, y una condición crónica de la piel llamada eccema. El diagnóstico puede ser difícil, especialmente en los niños que son demasiado jóvenes para explicarse correctamente o ser específicos acerca de los síntomas.

Infecciones

Varias infecciones contagiosas pueden causar rascado y picazón en los niños. Estos incluyen sarna, varicela y molusco contagioso. La sarna es una infestación de insectos que se propagan a través de la transmisión de piel a piel y da lugar a pequeñas, rojas y levantadas áreas de la piel que pican, especialmente por la noche, y se encuentran comúnmente en los espacios entre los dedos, en las manos, las nalgas y los genitales. La varicela es una enfermedad viral que se transmite por las gotitas respiratorias y puede ser muy contagiosa. Las lesiones llenas de líquido aparecen primero en la cara, la parte superior del cuerpo y el cuero cabelludo. La varicela por lo general produce fiebre y pueden incluir náuseas. El molusco contagioso es también viral, con lesiones rojas en las axilas, las superficies interiores de los brazos, las nalgas y los muslos.

Eccema

La dermatitis atópica o eccema, es otra condición en la que la comezón es peor en la noche. Los niños con eccema a menudo tienen antecedentes personales o familiares de eccema, alergias o fiebre del heno. El brote inicial suele limitarse a la cara y tiende a ocurrir en niños de 4 a 6 meses de edad. Un niño que tiene eccema y es alérgico a ciertos alimentos, jabones o a la caspa animal, puede reaccionar al entrar en contacto con estas sustancias. Determinar la causa exacta de un brote puede ser difícil si el niño tiene alergias múltiples.

Insectos

Las picaduras de insectos como pulgas, chinches y mosquitos pueden causar picazón intensa en la zona de la picadura. Los piojos también pueden causar picazón del cuero cabelludo. Algunos niños con eccema pueden reaccionar fuertemente a las picaduras de insectos y desarrollar grandes hinchazones rojas en el área de la picadura. El origen del problema puede ser difícil de identificar, pero si el niño es el único miembro de la familia que tiene un problema, puede ser una pista. Las personas aparentemente vienen en diferentes sabores desde la perspectiva de un insecto, y algunos son más propensos a ser mordidos debido a este factor.

Tratamiento

El tratamiento del trastorno de rascado obsesivo varía según la causa. Insecticidas en forma de crema o champú se utilizan para problemas como la sarna o los piojos. No hay cura para la varicela, el tratamiento consiste principalmente en medidas para que el niño se sienta más cómodo y fluidos para ayudar a mantenerlo bien hidratado, especialmente si tiene fiebre. Los baños fríos pueden ayudar a tratar la varicela, pero pueden aumentar la sequedad de piel en otras condiciones, lo que puede intensificar la comezón. Las lesiones del molusco contagioso pueden ser eliminadas físicamente por el médico. Muchas enfermedades de la piel se benefician de cremas de cortisona. Si tu hijo se rasca obsesivamente, consulta a tu médico.

Más galerías de fotos



Escrito por beth greenwood | Traducido por eva ortiz