¿Qué tan rápido debería pedalear en una bicicleta fija?

No hay duda de que usar una bicicleta fija puede ayudarte a ponerte en forma, adelgazar e incluso desarrollar músculo. No obstante, la velocidad a la que deberías pedalear dependerá de tu nivel de estado físico y de qué tanto estás dispuesto a trabajar. En otras palabras, no compares las velocidades con otra gente que quizás use la misma marca de bicicleta; es tu trayecto hacia la salud física, y la única persona con la que debes compararte eres tú mismo.

Una alternativa a la velocidad

Cuando entrenas, tienes que asegurarte de estar ejercitándote a una intensidad que genere resultados. En vez de concentrarte en la velocidad, intenta usar lo que se conoce como la "prueba de hablar", concebida por investigadores del Consejo Norteamericano sobre Ejercicio (American Council on Exercise) como una forma simple y altamente eficaz de determinar qué tan duro estás entrenando. Debido a que se adapta a tu nivel de estado físico individual, es más efectiva que establecer una determinada velocidad a la que deberías pedalear. También puede ser más reveladora que monitorear tu frecuencia cardíaca con el monitor de la bicicleta, ya que los rangos "objetivo" en las computadoras de una bicicleta fija se basan en los promedios que pueden o no ser exactos para ti.

Cómo hacerlo

Es sencillo: si tu corazón late más fuerte, tus pulmones están trabajando más, y si puedes hablar cómodamente (pero no cantar) lo más probable es que estés trabajando a un nivel que es ideal para mejorar tu salud cardiovascular y perder peso. Cuando llegas al punto en que hablar se vuelve incluso más difícil y no puedes decir más que unas palabras, es porque has alcanzado otro nivel de intensidad de ejercicio. Ese nivel va a quemar más calorías y mejorar tu desempeño, pero es más difícil de mantener durante un largo período de tiempo. Si estás pedaleando la bicicleta tan rápido que no puedes decir más de una sola palabra, probablemente no serás capaz de soportar más de unos pocos minutos. Como regla general, prueba con la zona "fácil de hablar" para sesiones de ejercicio más extensas, la zona "más difícil de hablar" para sesiones más cortas y rápidas de 20 minutos o menos y la zona "verdaderamente difícil de hablar" sólo con mucha moderación.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole vulcan | Traducido por laura guilleron