Mi rango cardíaco es de más de 200 cuando me ejercito

Una frecuencia cardíaca mayor de 200 latidos por minuto es probable que te haga más daño que beneficio, e incluso puede estar poniendo tu salud general en situación de riesgo. El ejercicio aeróbico seguro y beneficioso es el que eleva el ritmo cardíaco a un número de latidos por minuto y que cae dentro de tu THR, o meta de ritmo cardíaco (con siglas en inglés). Si tienes alguna preocupación acerca de la frecuencia cardíaca en el ejercicio, debes comunicarte con su proveedor de atención de la salud.

Tu frecuencia cardíaca máxima

La frecuencia cardíaca máxima (o MHR ppor su sigla en inglés) es el número de latidos más rápidos cada minuto que tu corazón puede mantener y aún cumplir con su deber de bombear sangre por todo tu cuerpo. Se trata de una fórmula derivada de tu edad. Para calcular tu MHR, resta tu edad a partir del número 220. Si tienes 30 años de edad, tu MHR es 190. Si tienes 55 años, tu MHR es 165. Cuanto más joven eres, más alto será el MHR. Y si eres menor de 20 años, un MHR saludable puede ser más de 200. Sin embargo, la frecuencia cardiaca máxima es sólo eso: un máximo. El ejercicio aeróbico Ideal ocurre dentro del rango de tu THR personal.

Tu frecuencia ideal

Nunca debes exceder tu MHR durante el ejercicio. Sin embargo, también se debe evitar el aumento de su frecuencia cardíaca por encima del 80 por ciento de tu MHR para evitar los efectos adversos del exceso de entrenamiento. Tu zona de THR es de aproximadamente 60 a 80 por ciento de tu MHR. Como ejemplo, si tienes 25 años de edad y un MHR de 195, no quieres que tu pulso en ejercicio supere los 156 latidos por minuto, u 80 por ciento de tu MHR. Ganarás un beneficio cardiovascular máximo, evitando lesiones, mediante el mantenimiento de un ritmo en el que tu ritmo cardiaco sea de entre 117, o el 60 por ciento de tu MHR, y 156.

Síntomas del entrenamiento excesivo

Si el corazón late demasiado rápido durante el ejercicio, los síntomas de este sobreesfuerzo pueden ser leves, pero también pueden ser graves y potencialmente peligroso. Los síntomas de sobreentrenamiento incluyen aturdimiento, mareos y falta de aire lo suficientemente graves como para afectar a la coordinación. Puedes notar que tu corazón está palpitando, con latido irregular o palpitaciones. Una frecuencia cardíaca rápida también puede causar dolor en el pecho, dolor abdominal y náuseas. También puedes sentirte muy caliente, y sudar mucho más de lo normal. Deja de hacer ejercicio inmediatamente y consulta a un médico.

Efectos del sobreentrenamiento

Los posibles efectos del sobreentrenamiento incluyen agotamiento prematuro. Una aceleración del ritmo cardíaco durante tu entrenamiento puede dejarte demasiado cansado para ejercitarte el tiempo suficiente para obtener un beneficio cardiovascular. Si haces ejercicio demasiado duro y sin esperar un tiempo adecuado de recuperación, puedes experimentar aumento de la fatiga en el siguiente entrenamiento. Luchar para hacer un entrenamiento que fue una vez tolerable es un signo clásico de sobreesfuerzo.

Más galerías de fotos



Escrito por erika henritz | Traducido por mariela rebelo