Rajesh Durbal prueba el poder de la perseverancia

El triple amputado es más que desear pasar el deporte del triatlón

"Mi padre nunca hizo nada fácil para mí y agradezco que lo haya hecho de esa forma."

Hace tres años, Rajesh Durbal se convirtió en el triple amputado en completar el Hawaii Ironman en Kona, terminando el legendario triatlón en 14 horas, 19 segundos. Eso es impresionante, pero no tan impresionante como ver a Durbal conducir. Su Ford Focus no está especialmente equipado. Sólo lleva un cambio manual. Y le falta una mano derecha. Él cambia de marcha a través de una oleada de movimientos suaves que involucran a su brazo izquierdo manejando el embrague y el gas con sus piernas ortopédicas. "La gente pregunta '¿por qué no consigues un automóvil automático?' Es mucho más fácil", dice Durbal, un ingeniero en sistemas de redes en Orlando Florida. "Aprendí con la palanca. Mi padre nunca hizo nada fácil para mí y agradezco que lo haya hecho de esa forma".

Un comienzo duro

Durbal, de 35 años, nació sin huesos en ambas piernas y su brazo derecho sólo parcialmente desarrollado. Antes de su primer cumpleaños, se le amputaron sus piernas y fue colocado en un molde de cuerpo completo durante tres meses.

Pasó la mayor parte de sus primeros seis años dentro y fuera de hospitales.

Cuando se orientó al deporte, pasó la mayor parte de su tiempo en el banco. Los profesores apuntaban a él con juegos de cartas o tenis de mesa. Esto fue en los 80 y comienzos de los 90, mucho antes de que la Challenged Athlete Foundation, realizara prótesis avanzadas y se integrara a las personas con discapacidades físicas.

Sus padres nacidos en Trinidad, Raj y Anne Durbal, enfrentaron el sistema de escuelas públicas y resistieron las sugerencias de enviarlo a una escuela especial.

Raj quiso de que hijo tuviera una niñez normal, que es lo mismo que decir temeraria. Por lo tanto lo llevó a practicar excursionismo, esquí y patinar sobre nieve. Durante un viaje familiar a las Cataratas del Niágara, los turistas tomaron fotografías y vídeos en los que Raj y Rjesh se aventuraban bajo las cataratas para una vista más de cerca.

Como adulto joven, Rajesh descubrió el Empire State Games para la Physically Challenged y se destacó en las pruebas de pistas. Esto lo ayudó a perseguir un título pero la vida diaria continuaba siendo un desafío. Fumaba cigarrillos y seguía una dieta de comida chatarra, se deprimió e incluso consideró el suicidio.

El poder del triatlón

La religión hace una diferencia, y Durbal frecuentemente cita su fe. Pero lo que realmente cambió las cosas fue una decisión a comienzos de 2009 para ingresar a un triatlón.

El deporte tiene una larga historia con atletas discapacitados físicamente pero la mayoría tiene dos o tres extremidades que funcionan.

¿Hubieran sido los otros deportes más fáciles?

¿Por qué no conducir un automóvil que fuera automático?

Durbal se lanzó al entrenamiento para el triatlón, a veces casi literalmente, como cuando dos manejadores lo colocan dentro de agua para la salida de natación. Eso y conseguir ayuda fuera del agua y dentro de la primera transición son las únicas comodidades que acepta.

Para todo lo demás, está él mismo.

Él tiene piernas

Durbal lleva tres juegos de piernas a la carrera (piernas para bicicleta, para correr y redondas para caminar) y luego hay una bicicleta, que se maneja del lado izquierdo con almohadillas con barras de descanso que se suben sobre el lado derecho para adaptarse a su muñón derecho.

Sus piernas para correr elevan su altura de 5,4 pies a 6,3 pies, que es la altura que los médicos proyectaron que él podría tener.

Luego está el agua.

Como la mayoría de los nadadores, Durbal respira cada tres o cuatro brazadas. Pero a menudo entrena respirando cada siete a nueve. Utiliza un traje para nadar si los demás lo hacen pero prefiere ir sin él.

“No me gusta la ventaja que da en términos de flotabilidad y agilidad extra”, dice. “Soy un luchador. Me gusta hacer las cosas lo más difícil posible”.

Es por eso que adora correr. En realidad, odia correr pero eso es lo que hace que esa parte sea su disciplina favorita. La mayoría de los observadores lo ven deslizarse por el camino y suponen que debe preferir nadar o andar en bicicleta.

Ellos nunca caminaron en sus zapatos; déjalos que corran solos 26,2 millas en ellos. Correr con prótesis que frotan contra la piel desnuda de sus muñones puede ser insoportable, lo que requiere una fuerza masiva en la parte central del cuerpo, algo que Durbal tiene en abundancia.

Disfrutar el desafío

Actualmente, Durbal se concentra principalmente en los eventos de distancia olímpica y medio Ironman. Inició una fundación (live-free.net), desarrolló una línea de ropa para triatlón para atletas discapacitados y habla frecuentemente para grupos empresariales y escuelas.

Todos, parece, quieren saber los detalles de cómo nada, anda en bicicleta y corre.

"El triatlón encaja bien con mi enfoque de la vida", dice Durbal, "Puedes entrenar y planeas, pero siempre hay algo que aparece y tienes que ajustar. Algo se rompe, tu equipo falla, el clima es malo y cómo lidias con eso es lo que lo hace tan provechoso".

"Al final, es simplemente tú contra los factores climáticos".

Foto: Courtesy of Rajesh Durbal

Más galerías de fotos



Escrito por pete williams
Traducido por aldana avale