Cómo hacer té de raíz de regaliz

También conocida como la raíz dulce, el regaliz se ha utilizado durante siglos con fines medicinales, de salud y como bebida. La raíz de regaliz se utiliza en los tiempos modernos, además, para las condiciones como úlceras pépticas, úlceras bucales, eczema, indigestión, resfriados y la tos, de acuerdo con la University of Maryland Medical Center. Prepara un té dejando reposar la raíz de regaliz seca para aliviar potencialmente los síntomas asociados con estas condiciones. Siempre pregunta a tu médico con anticipación, porque la raíz de regaliz no es segura para todos.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Olla
  • Raíz de regaliz seca
  • cuchara sopera
  • Colador
  • Tetera
  • Taza de té

Instrucciones

  1. Hierve de 4 a 8 onzas de agua en una cacerola, dependiendo de la cantidad de té que desees hacer.

  2. Añade 1 cucharadita de raíz de regaliz seca a la olla por cada 4 onzas de agua.

  3. Retira el agua del fuego y deja la raíz de regaliz en la cacerola durante 5 minutos.

  4. Vierte el té a través de un colador de malla fina en un vaso de agua o una taza de té. Desecha la raíz de regaliz seca.

Consejos y advertencias

  • Puedes buscar la raíz de regaliz seca a la mayoría de las tiendas naturistas.
  • Pregúntale a tu médico cuál es la forma más adecuada de la raíz de regaliz para ti y tu historial de salud.
  • No bebas el té de regaliz durante más de una semana. Beberlo por más tiempo puede causar efectos secundarios negativos, potencialmente peligrosos.
  • Busca la raíz de regaliz que no contenga glicirricina, se llama regaliz deglicirrizinado o DGL. La glicirricina en grandes dosis puede interferir con la función adrenal normal, así como la retención de agua y causar la inflamación de las piernas.
  • Si tienes problemas de salud, no uses té de regaliz sin la aprobación de tu médico. Y asegúrate de informar a tu médico acerca de cualquier medicamento o medicamentos alternativos, porque la raíz de regaliz puede interferir con ciertas personas.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por gabriela nungaray