¿Es la raíz del diente de león buena para el hígado?

Te puede llevar horas sacar a esos molestos dientes de león que tienes entre el pasto del jardín del frente; sin embargo, puede que te sorprenda saber que esas malezas amarillas son muy respetadas entre las hierbas medicinales, por su amplia utilidad. Si tienes problemas de hígado o vesícula, entonces deberías aprender a preparar las raíces del diente de león como un tónico. Antes de usar una hierba desconocida, consulta con tu médico.

Diente de león

El diente de león es una de las hierbas amargas cuyas propiedades de curación cubren una variedad de los problemas de salud y es rico en vitaminas y minerales. Los herbalistas de todo el mundo usan todas las partes de la planta como medicina. Las hojas son comestibles y se las puede agregar a las ensaladas, cocinarlas como verdura de hoja y como sustituto en algunos cafés. Las flores se usan para agregar sabor a ciertos vinos. Tanto los chinos como los nativos americanos han usado el diente de león por siglos para la cocina y en tratamientos medicinales.

Usos tradicionales

Varias partes del diente de león fueron usadas tradicionalmente por los nativos americanos para tratar las enfermedades de los riñones, la acidez, los problemas de estómago, la inflamación, los desórdenes del hígado y ciertas condiciones de la piel. Los chinos usaban a esta versátil planta para la apendicitis, la inflamación de las mamas, los problemas de digestión y para animar la producción de leche de las mujeres que amamantaban.

Usos actuales

Las raíces del diente de león son generalmente usadas para hacer un té medicinal que estimula el apetito, ayuda con la digestión y mejora la función del hígado y de la vesícula. Las hojas se preparan como un té de hierbas también y se usan como diuréticos para aumentar la cantidad de orina, estimular la excreción y quitar el fluido excesivo de los tejidos con edema. Se cree que es particularmente útil para reducir la inflamación de las articulaciones debido a la gota o a la artritis.

Hígado

El diente de león ayuda a desintoxicar al hígado y a promover la excesiva producción de bilis, dice Andrew Chevallier en su libro Encyclopedia of Herbal Medicine (Enciclopedia de la medicina herbal). En la medicina folclórica de muchos países, el diente de león es usado como un tónico para el hígado peresozo o congestionado. Las raíces proveen un efecto laxante suave y se las usa para mejorar la digestión y aliviar las molestias estomacales como la flatulencia, la constipación y la saciedad. Además, puede aliviar los dolores de cabeza y los desórdenes de la piel, los granos y otros problemas relacionados con el mal funcionamiento del hígado. Debido a que ayuda a limpiar al hígado y a la vesícula, se cree que es importante para la remoción de las toxinas que dejan en el hígado las drogas farmacéuticas. Hay indicaciones de que la raíz de esta planta puede ayudar a animar a la producción de bacteria natural y sana en el tracto gastrointestinal, de acuerdo al Centro médico de la Universidad de Maryland.

Dosis y seguridad

La dosis recomendada de la raíz seca es de 2 a 8 g tres veces por día, de acuerdo al Centro médico Langone de la Universidad de NY. Agrega 1/2 taza de hojas frescas a las ensaladas, o cómelas cocidas como verdura. El diente de león es considerado seguro cuando se lo usa de acuerdo a las indicaciones. Consulta con tu médico antes de comenzar cualquier tratamiento con diente de león para asegurarte de que sea la hierba correcta para tu condición.

Más galerías de fotos



Escrito por jean bardot | Traducido por adriana de marco