Cómo quitarle el celular a un adolescente

Un teléfono celular tiene un propósito utilitario para un adolescente, ayudándolo a mantenerse en contacto con los padres cuando está fuera. Los teléfonos celulares son ahora de vital importancia social para los adolescentes, los mantienen conectados con sus compañeros en casi cualquier hora del día o de la noche. Si tienes que quitarle el celular a tu hijo, no estás solo. El Pew Internet Research Center señala que el 62 por ciento de los padres han impuesto consecuencias en la adolescencia mediante la eliminación de un teléfono celular.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Discute la razón por la que necesitas quitarle el celular a tu hijo adolescente. En condiciones óptimas, el adolescente es consciente de la regla que se ha roto y entiende la consecuencia, informa la Universidad de Washington en un manual titulado "Cómo navegar por los años de adolescencia". Esta comunicación abierta asegura que tu hijo no está sorprendido por la inminente pérdida de su teléfono. Sin emoción, simplemente explica la situación a tu hijo e infórmale cuánto tiempo va a estar perdiendo su teléfono.

  2. Pídele a tu hijo adolescente que te dé su teléfono. Si esto parece demasiado difícil para tu hijo, pídele que lo coloque en un lugar específico; en tu escritorio o tocador, tal vez, antes de una hora determinada.

  3. Dile a tu adolescente cuándo recibirá su teléfono celular de nuevo después de que te lo dé. Por ejemplo, podrías decir: "Gracias por darme tu teléfono. Podrás tenerlo de vuelta en dos días, en caso de que no tengamos más problemas".

  4. Cumple con el regreso del teléfono celular de tu hijo adolescente, asumiendo que no haya cuestiones o problemas adicionales. En el tiempo acordado, dale el teléfono. Podrías decir: "Gracias por respetar esa consecuencia. Estoy seguro de que no tendremos ningún problema como la otra vez".

  5. Espera ira o la frustración de tu hijo adolescente con la posibilidad de perder su teléfono celular, pero no dejes que esto te disuada de seguir adelante con tu prometida consecuencia, aconseja el trabajador social James Lehman, en el sitio web Empowering Parents. Evita discutir sobre las consecuencias también. Al evitar una lucha de poder, anima a tu hijo a concentrarse en el motivo de la pérdida de su teléfono, no en la injusticia percibida.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por daniel cardona