Cómo quitar pendientes de mis orejas recién perforadas para hacer deporte

Escrito por stephen harding | Traducido por ana grasso

Las orejas recién perforadas requieren de un cuidado especial por aproximadamente seis u ocho semanas después de la perforación. Durante este tiempo pueden surgir situaciones que hagan necesario que te quites los pendientes. Estas situaciones incluyen un código de vestimenta particular en la escuela o trabajo o actividades atléticas. Sin embargo, remover pendientes de las orejas demasiado temprano podría aumentar el riesgo de una infección e irritación. Si los dejas fuera demasiado tiempo el agujero podría cerrarse. Consulta con el profesional que realizó la perforación antes de remover los pendientes demasiado temprano para hacer actividades deportivas.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Jabón de manos
  • Agua
  • Toalla
  • Solución salina
  • Hisopo de algodón

Instrucciones

  1. Lava tus manos cuidadosamente con jabón y agua tibia. Seca tus manos con una toalla limpia.

  2. Remoja la punta de un hisopo de algodón en la solución salina o utiliza una solución post-perforación.

  3. Frota el pendiente y la piel que lo rodea con el hisopo de algodón mojado. Repite este paso en la parte trasera del lóbulo también.

  4. Retuerce los pendientes una vuelta completa. Hazlo lentamente. Esto es para asegurarte de que no hayan crecido secciones de piel ajustadas contra el pendiente.

  5. Toma el frente del pendiente con una mano y la parte trasera con la otra.

  6. Tira de la parte de adelante del pendiente para alejarlo de la parte trasera. Esto puede ser doloroso porque la perforación aún no ha sanado completamente. Si el pendiente es de otro tipo, sigue las instrucciones que te dio el profesional que realizó la perforación para quitarlo. Esto puede incluir retorcer una tuerca en forma de bola hasta que se salga o aflojarla lo suficiente como para que el pendiente ya no esté intacto y puedas deslizarlo por el agujero.

  7. Remoja un hisopo de algodón limpio en solución salina y limpia suavemente el pendiente. Remoja el pendiente en un contenedor separado de solución salina, enjuágalo y colócalo en un contenedor seguro para que se seque antes de utilizarlo nuevamente.

  8. Vuelve a colocar los pendientes en las orejas tan pronto como puedas. Es posible que la persona que realizó la perforación te recomiende un tipo de pendiente diferente si el utilizado inicialmente no puede ser reutilizado. Asegúrate de lavar tus manos con jabón y agua y de limpiar el pendiente con solución salina antes de manipular el pendiente.

Consejos y advertencias

  • Evita tener que remover un pendiente recién perforado hablando de las alternativas con los oficiales de deportes o el profesional que te lo aplicó. Es posible que este último recomiende pendientes libres de metal. Se puede aplicar cinta médica sobre algunas orejas perforadas para protegerlas en lugar de remover el pendiente.
  • Remover el pendiente antes de que la perforación haya sanado probablemente cause incomodidad y aumente el riesgo de complicaciones. Intenta otras alternativas en lugar de remover el pendiente tempranamente.