Cómo quitar las manchas producidas por los pelos enquistados en el rostro

Escrito por Sharin Griffin | Traducido por Jhonatan Saldarriaga
La lubricación inadecuada de tu piel te vuelve propenso a la irritación y decoloración por la afeitada.

Afeitar tu cara causa fricción contra los delicados folículos pilosos en tu esfuerzo por retirar el vello no deseado. Sin una lubricación apropiada entre tu piel y la cuchilla de afeitar, una condición conocida como irritación por la afeitada puede ocurrir. La inflamación y el enrojecimiento van de la mano con la irritación por la afeitada; sin embargo, a medida que la piel se cura, es probable que se formen decoloraciones oscuras. Dicha decoloración le dará a tu piel una apariencia moteada debido a la cicatrización. Con el fin de eliminar las manchas causadas por la irritación de la afeitada, debes tomar ciertos pasos para reducir la decoloración al igual que el daño a los tejidos.

Lava tu rostro dos veces al día con un producto de limpieza antibacteriano, sugiere Mayo Clinic.com. Usando una toallita para el rostro limpia, humedece muy bien tu cara y masajea una pequeña cantidad del producto para limpieza en la misma. Enjuaga con agua tibia y seca presionando suavemente con una toalla limpia. La Clínica Mayo también sugiere el uso de una crema antibacteriana para reducir cualquier infección que pueda estar contribuyendo a la decoloración de la piel.

Masajea tu rostro con una crema hidratante inmediatamente después de limpiar y afeitar. De acuerdo a "El libro de los médicos de remedios caseros" (The Doctors Book of Home Remedies), humectar tu piel detendrá la comezón y la sequedad. Esto a su vez permitirá que tu piel se sane apropiadamente y que la decoloración se desvanezca.

Aplica una ligera cantidad de loción con ácido glicólico de venta libre con una concentración del 8 por ciento. De acuerdo al American Osteopathic College of Dermatology, el ácido glicólico es efectivo para tratar la irritación por la afeitada y la decoloración. Los retinoides son un tratamiento más fuerte que reduce las cicatrices, después de dos o tres meses de uso continuo.

Consejo

Para ayudar a prevenir los pelos enquistados, afeita tu cara con menor frecuencia con una sola cuchilla o una máquina de afeitar eléctrica. De acuerdo al American Osteopathic College of Dermatology, las afeitadas realizadas demasiado al ras irritan la piel y pueden empeorar las cicatrices. Aféitate siempre en el mismo sentido en que crecen los vellos, al mismo tiempo que evitas tensar tu piel a medida que pasas la cuchilla. A continuación emplea una loción para después de la afeitada diseñada para humectar tu piel profundamente.