Cómo quitar las manchas de nicotina de los labios

El tabaquismo afecta al cuerpo acelerando el proceso de envejecimiento, causando arrugas tempranas y decolorando los dientes, el cabello y la piel. La nicotina también descompone el colágeno y causa manchas marrones desagradables en los labios, lo que hace que no provoquen ganas de besarte. Dejar de fumar es la única forma de recuperar los labios manchados de nicotina a su aspecto normal. Sin embargo, puedes minimizar las manchas marrones y mejorar el aspecto de tus labios. O bien, puedes minimizar estas manchas y mejorar el aspecto de los labios hasta que decidas dejar el hábito definitivamente.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Azúcar marrón o blanca
  • Aceite de almendras
  • Miel
  • Bálsamo o lápiz de labios que contenga pantalla solar
  • Vaselina, Aceite de vitamina E o bálsamo labial
  • Jugo de limón o de lima
  • Yogur natural con grasa

Instrucciones

  1. Exfolia tus labios con un exfoliante suave una vez por semana. Si bien puedes usar un exfoliante comercial, puedes hacer uno en tu casa mezclando azúcar morena o blanca, con aceite de almendras o miel.

  2. Aplica un bálsamo labial o un lápiz de labios que contenga una pantalla solar cada vez que salgas. Busca productos con un factor de protección solar de al menos 15. Usa un lápiz de labios nuevo, de alta calidad y desecha los productos viejos y vencidos.

  3. Aplica un humectante como la vaselina, el aceite de vitamina E o un bálsamo labial en tus labios cada noche.

  4. Haz una pasta de limón o jugo de lima, miel y yogur común con grasa. Extiende la pasta sobre los labios y déjalo durante 30 minutos y luego enjuaga. Aplica como sea necesario para suavizar y aclarar los labios.

  5. Bebe al menos ocho vasos de agua a diario para mantener los labios hidratados.

Consejos y advertencias

  • Minimiza el consumo de café y té, que a menudo mancha los labios.
  • La vaselina común es un exfoliante eficaz. Aplícala suavemente sobre los labios con un cepillo suave de bebé.

Más galerías de fotos



Escrito por m.h. dyer | Traducido por alejandra prego