Cómo quitar la loción resistente al agua del rostro

Las lociones resistentes al agua son ideales para asegurarte de que tu piel se mantenga hidratada y protegida a lo largo del día. Ya sea que contengan pantalla solar o sirvan como una base para otros productos, son un elemento básico en muchos maquillajes para la playa y en muchos estuches de maquillaje. El único inconveniente es que estas lociones son difíciles de quitar, ya que están formuladas para resistir el agua. El mejor método para eliminar este tipo de lociones y refrescar la piel varía de acuerdo al tipo de cutis que tengas.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Toallitas desmaquilladoras
  • Aceite de coco extra virgen
  • Toalla para el rostro
  • Bolas de algodón
  • Desmaquillador sin aceite
  • Bálsamo de limpieza
  • Agua de limpieza

Instrucciones

  1. Limpia la loción resistente al agua de la piel normal con toallitas desmaquilladoras. Estas son ideales, ya que contienen propiedades adicionales, como tónicos, que son beneficiosos para ese tipo de piel. Aplícalas con movimientos circulares. Da vuelta la toallita y repite el procedimiento con el otro lado. Una vez que has eliminado la loción, los ingredientes de la toallita te ayudarán a vigorizar la piel.

  2. Limpia la piel seca con una cucharadita de aceite de coco extra virgen. Coloca el aceite en tus manos y frótalo entre las palmas, para entibiarlo y para que quede con la verdadera forma del aceite. Aplícalo sobre el rostro con un paño empapado en agua tibia. Si quedan restos de aceite, puedes masajearlo sobre la piel para que funcione como un humectante.

  3. Limpia la loción resistente al agua de la piel grasa con una bola de algodón empapada en un desmaquillador sin aceite, disponible en las farmacias o en las tiendas especializadas. Haz movimientos circulares. Quita el exceso de desmaquillador con una bola de algodón limpia.

  4. Lava la piel mixta con un bálsamo de limpieza, que hidrata y limpia, lo que permite mantener el equilibrio de la piel. Masajea suavemente el bálsamo en el rostro con movimientos circulares. Remoja una toalla de rostro con agua tibia y ponla sobre la piel cubierta de bálsamo. Déjala diez segundos y luego usa la toalla para quitar el bálsamo.

  5. Quita la loción resistente al agua de la piel sensible con una bola de algodón empapada en agua de limpieza. Esta última está formulada con ingredientes naturales que no contienen irritantes. Aplícala suavemente sobre el rostro con la bola de algodón. No necesitas frotar la piel, ya que el agua hará todo el trabajo y el impacto o la fricción pueden dañar la piel sensible. Sostén la bola de algodón durante 10 a 15 segundos sobre las zonas superiores, que tienen más loción que las otras.

Consejos y advertencias

  • Antes de usar un limpiador o un desmaquillador, primero debes aplicarlo en la parte posterior de la mano o del brazo para revisar si se producen reacciones alérgicas o si provocan sensibilidad en tu piel.

Más galerías de fotos



Escrito por celeigh o'neil | Traducido por alejandra prego