Cómo quitar gasolina de un abrigo

Un viaje a la gasolinera puede terminar de una manera inesperada si accidentalmente derramas gasolina en tu abrigo. La gasolina es un producto altamente inflamable que tiene un olor desagradable y que puede dejar un residuo aceitoso, incluso después de varios lavados. Si lavas la ropa empapada de gasolina antes de permitir que se ventile, el olor puede persistir más tiempo. Salva tu abrigo tratando de eliminar la mancha con paciencia antes de lavarla. Llévale a un profesional los abrigos etiquetados para lavado en seco para que los traten.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Paño grueso
  • Percha
  • Ganchos para ropa
  • Maicena
  • Bicarbonato de sodio
  • Bolsa de basura
  • Quitamanchas
  • Detergente para ropa

Instrucciones

  1. Remoja la chaqueta con una manguera de agua para enjuagar grandes cantidades de gasolina. Quita una pequeña mancha con un paño grueso.

  2. Cuelga el abrigo en un gancho o tendedero al aire libre durante 24 horas para permitir que se ventile. No laves el abrigo mientras todavía huele a gasolina; los vapores son inflamables.

  3. Coloca el abrigo sobre una superficie plana con la mancha mirando hacia ti. Cubre la mancha de gasolina con maicena o bicarbonato de sodio. Deja que las sustancias se asienten durante 30 minutos para eliminar el líquido del abrigo.

  4. Sostén el abrigo sobre un basurero y quita el bicarbonato de sodio o maicena. Deshazte de la basura, llevando al bolsa afuera.

  5. Trata la mancha de gasolina con un quitamanchas, de acuerdo con las instrucciones del producto.

  6. Coloca la ropa en la lavadora con detergente, usando el agua más caliente recomendada. Puede que debas lavar el abrigo varias veces.

  7. Saca el abrigo de la lavadora. Déjalo que se seque y revisa si huele a gasolina. No seques el abrigo en la secadora hasta que se le quite el olor a gasolina.

Consejos y advertencias

  • Trata las manchas asentadas de gasolina lavando el abrigo con 1/4 de taza de amoniaco.

Más galerías de fotos



Escrito por mimi bullock | Traducido por katherine bastidas