Cómo quitar los dientes de leche sin dolor

Los dientes de leche de tu hijo deben comenzar a caer en el momento en que llegue a la edad de 6 o 7 años, de acuerdo con la American Dental Association. Durante los siguientes cinco o seis años, tu hijo irá perdiendo todos sus dientes de leche y serán reemplazados por dientes nuevos permanentes. Si un diente de leche necesita un poco de ayuda para salir y tu hijo pide ayuda, dale un poco de ayuda sin dolor para quitar el diente.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Manzana
  • Gasa

Instrucciones

  1. Lávate las manos con agua y jabón. Pídele a tu hijo que abra la boca para que puedas ver y tocar el diente. Muévelo suavemente con el dedo para evaluar su grado de flojedad.

  2. Dale a tu hijo tu opinión sobre si el diente está listo para salir o no, en base a lo que hayas observado en su boca. Si el diente parece estar conectado de manera significativa con las raíces y no parece lo suficientemente flojo como para quitarlo sin dolor, dile a tu hijo que sacarlo en ese momento causará mucho dolor y sangrado. Anima a tu niño a tirar de él y a que lo siga moviendo para que sea más flexible. Si el diente parece bastante flojo (sólo pende de un hilo de la raíz) probablemente está listo para salir después de pocos segundos de incomodidad y con un sangrado mínimo.

  3. Sugiérele al niño algunas formas para que pueda aflojar su diente para ayudar a que se caiga. Cepillarse los dientes varias veces al día puede ser una manera eficaz de hacer que un diente se afloje. También puedes sugerirle al niño que coma una manzana crujiente para ayudar a aflojar su diente.

  4. Muéstrale a tu hijo el trozo de gasa y dile que si se lo quiere sacar, es necesario que envuelva la gasa alrededor de su diente y que tire de él suavemente para quitarlo.

  5. Coloca la gasa alrededor de los dientes de tu hijo si quieres sacar el diente. Ayúdale a tu hijo a que agarre el diente con firmeza a través de la gasa. Sugiérele a tu hijo que mueva el diente con cuidado antes de girarlo para que no sienta ningún dolor asociado con el movimiento del diente. El sitio web American Academy of Pediatrics HealthyChildren.org informa que cuando tu hijo sienta poco o ningún dolor y quiera continuar, debes decirle que cuando esté listo debe girar el diente rápidamente para sacarlo.

  6. Coloca un trozo limpio de gasa en el hueco de la boca de tu hijo para detener cualquier sangrado. Ayuda a tu hijo a que se enjuague la boca después de que deje de sangrar.

Consejos y advertencias

  • Visita a tu dentista si tienes alguna preocupación sobre la forma en que están saliendo los dientes de leche de tu hijo o sobre cómo vienen los dientes permanentes.
  • En su sitio web, el Dr. Greg G. Pitts aconseja a los padres que, por lo general, es preferible que un niño tire de su propio diente debido a que el niño puede evaluar el grado de flojedad y dolor.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por katherine bastidas