Cómo quitar el desodorante del poliéster sin tener que lavarlo

Encontrar manchas de desodorante en tu vestido sin mangas de poliéster o en tu camiseta divina de poliéster es decepcionante. Si no tienes tiempo de lavar la prenda, no te preocupes. No tienes que cambiarte por unas marcas blancas de desodorante. Unos pocos productos que puedes tener en algún lugar de tu casa pueden quitar por completo las marcas de desodorante sin tener que lavar tu ropa en la máquina lavadora.

Toallitas prehumedecidas

Las toallitas para bebé sirven para algo más que limpiar el trasero de un lactante. También pueden quitar las marcas de tu desodorante. Da varios golpecitos firmes sobre las marcas de desodorante con la toallita hasta que desaparezcan. No la frotes, o te arriesgas a extenderla aún más. Si no tienes estas toallitas, usa las desmaquillantes, que actúan del mismo modo. O compra almohadillas para quitar manchas de desodorante que han sido específicamente diseñadas para remover el desodorante de la ropa.

Gomaespuma

La próxima vez que vayas a buscar tus prendas a la tintorería, no botes la percha. En cambio, guarda la gomaespuma y úsala para remover en un segundo el desodorante de tu ropa de poliéster. Arranca un trozo de gomaespuma de la percha, y frota hacia delante y hacia atrás sobre las marcas de desodorante hasta que hayan desaparecido.

Toalla

Deshazte de las marcas de desodorante simplemente con una toalla de mano. Usa una de color oscuro, pero no más oscuro que la tela de poliéster que estás intentando quitar. Frota la toalla hacia delante y hacia atrás en las marcas hasta que ya no estén más.

Prevenir las manchas de desodorante

Lo mejor que puedes hacer es evitar las manchas de desodorante en tu ropa. Usa un desodorante transparente en lugar de uno blanco para que no aparezcan marcas notorias en tu camisa. Evita ponerte demasiado desodorante -simplemente pásalo una vez hacia delante y otra hacia atrás- y deja que el producto se seque por completo antes de vestirte.

Más galerías de fotos



Escrito por kimbry parker | Traducido por irene cudich