¿Qué quitan los filtros de carbón del agua?

La purificación del agua quita contaminantes dañinos del agua. El filtrado, que físicamente bloquea o químicamente remueve contaminantes, es una técnica de purificación diferente de la ósmosis inversa, que filtra el agua a través de una membrana semi-permeable, y el destilado, que vaporiza agua para separarla de los contaminantes. El filtrado es un modo relativamente barato y eficiente de purificar agua. El filtrado por carbón es uno de los más efectivos de estos métodos.

Características

Los filtros de carbón funcionan tan bien debido a su gran superficie. Según la compañía de filtrado y purificadores de agua del hogar, una libra de carbón tiene una superficie aproximada de 125 hectáreas. Esto permite al carbón físicamente absorber una gran cantidad de químicos y sustancias que presentan peligros serios a la provisión de agua potable normal. Muchas de estas sustancias pueden ocasionar cáncer, problemas neurológicos y otros riesgos de salud si son ingeridas en grandes cantidades.

Tipos

Existen dos tipos de filtrado de carbón: carbón activado granular y carbón en bloque. El carbón activado tiene una carga ligeramente positiva así que puede atraer impurezas, pero el carbón de bloque tiene una tasa de remoción de contaminantes mayor. Sin embargo, existen muchos factores que afectan esta tasa, incluyendo la cantidad de carbón en la unidad, el flujo de agua, la cantidad de tiempo que los contaminantes estuvieron en contacto con el carbón y el tamaño de la partícula. El carbón puede remover partículas de un tamaño entre 50 micrómetros y 0,5 micrómetros.

Remoción efectiva

Los filtros de carbón son muy efectivos para remover diversos químicos perjudiciales. Estos incluyen cloro, benceno, radón, compuestos de solventes de tri-halo-metano, químicos orgánicos volátiles tales como pesticidas y herbicidas y cientos de otros químicos artificiales que pueden ponerse en contacto con el agua de la canilla mientras fluye por el sistema. Además, los filtros remueven los malos gustos y olores del agua.

Remoción ineficaz

Los filtros de carbón no son particularmente exitosos para remover contaminantes inorgánicos disueltos y metales pesados tales como minerales, sales, antimonio, arsénico, asbestos, bario, berilio, cadmio, cromo, cobre, flúor, mercurio, níquel, nitrato, selenio, sulfato, talio y otros contaminantes, que pueden requerir en cambio un sistema de ósmosis inversa o destilador. Los filtros de bloque de carbón pueden quitar algunos microorganismos peligrosos grandes, tales como la giardia y el criptosoporidium, que pueden ocasionar varias enfermedades y epidemias, pero no puede quitar nada de menor tamaño que el carbón mismo. Los virus son demasiado pequeños para ser removidos por el carbón, ya que habitualmente rondan entre los 20 y 400 nanómetros de tamaño.

Consideraciones

Los filtros de carbón son más eficaces si se agregan sobre la absorción física o química. El hierro, manganeso, y sulfuro de hidrógeno pueden ser removidos por filtros de carbón de alta calidad, pero un filtro de reducción de manganeso, arsénica y hierro es generalmente más efectivo quitando estas partículas, especialmente en mayores concentraciones. Un pre-filtro de sedimento es mejor quitando sedimentos y material de partículas, y extiende la vida del filtro de carbón evitando obstrucciones.

Más galerías de fotos



Escrito por jacobs | Traducido por alejandro schaller