¿Cómo puedo hacer quinoa inflada?

Aunque las palomitas de maíz son las campeonas del mundo, algunos otros cereales y pseudocereales, como la quinoa o quinua, pueden hincharse o inflarse para aligerar su textura. No obtendrás los granos gigantes que ves en los cereales comerciales, que se consiguen con vacío, pero inflarlos les dará una textura diferente e interesante. Por ejemplo, la quinoa inflada solamente se vuelve un poco más grande, pero toma una textura más ligera, una superficie crujiente y un sabor más a nuez.

Un poco de historia

Entre los años 1980 y el comienzo del nuevo siglo, la quinua pasó de ser un desconocido cultivo sudamericano a un muy publicitado "súper alimento". La planta de quinua crece vigorosamente en los climas duros y suelos pobres, produciendo hojas parecidas a la espinaca y cantidades copiosas de diminutas semillas. Al igual que el amaranto y el trigo sarraceno, no es un cereal verdadero, por lo que sus semillas tienen un perfil nutricional notablemente diferente. La quinua tiene una relación inusualmente elevada de proteína con respecto a sus carbohidratos y, a diferencia de los cereales, sus proteínas contienen todos los aminoácidos esenciales. Eso significa que la quinua no tiene que ser comida con legumbres para proporcionar proteínas completas, una consideración clave para las dietas sin carne.

Preparar las semillas

Como la mayoría de los alimentos vegetales que tienen altos niveles de valor nutricional, la quinua viene con un defensa química contra los insectos y animales merodeadores. Sus semillas tienen una capa adhesiva que contiene un químico llamado saponina, que le da un fuerte sabor amargo. La mayoría de la quinua cultivada comercialmente viene prelavada, pero a menos que ya estés familiarizado con una marca determinada es prudente enjuagarla tú mismo. Llena un colador de alambre fino con quinua, enjuágala cuidadosamente con agua fría y escurre bien. Transfiérela a una placa de horno cubierta de papel vegetal y deja que se seque durante la noche o en un horno en mínimo unas pocas horas. En cualquier caso, revuélvela con regularidad para garantizar un secado uniforme.

Inflar la quinoa

Puedes inflar la quinoa en una sartén de fondo grueso, un horno holandés o una olla pesada. No explotará con el entusiasmo del maíz, pero igual necesitarás una tapa. Calienta la olla en fuego mediano alto y añade media taza de quinoa. Puedes inflarla en seco para tener un resultado más virtuoso o con media cucharada de aceite para conseguir una textura más crujiente y más sabor a nuez. Cubre la olla y sacude vigorosamente para que no se pegue. Si usas una olla de al menos 6 pulgadas de profundidad, puedes inflarla sin tapa y usar una espátula de silicona para revolver. Viértela sobre una placa para enfriarla.

Utilizar la quinoa

La quinoa inflada es apenas más grande que su tamaño original, aunque su textura es marcadamente diferente. Tuéstala suavemente a 225° F para secar y tostar el grano inflado y utilizarlo como un cereal de desayuno, ya sea solo o en tu granola o muesli favorita. Las semillas hinchadas se pueden añadir a las magdalenas, galletas y panes para aumentar su contenido de fibra y proteína. También pueden utilizarse como ingrediente principal de las barras energéticas dulces, unidas por edulcorantes como miel de maple, miel de agave o miel y azúcar orgánica. La quinoa incluso se puede combinar con malvaviscos para hacer una versión adulta de la muy conocida golosina de arroz crujiente.

Más galerías de fotos



Escrito por fred decker | Traducido por frances criquet