Los químicos en los pañales descartables

Los pañales descartables parecen ser una necesidad en el estilo de vida actual de conveniencia y artículos temporales. A pesar de que son de uso común, los pañales sintéticos, de un solo uso a menudo contienen sustancias químicas, como las dioxinas, que están vinculadas a las condiciones de salud a largo plazo (World Health Organization, 2010). Un estudio publicado en "Archives of Environmental Health" en 1999 establece que estos elementos deben ser considerados como un factor que puede causar o empeorar el asma infantil y los problemas respiratorios. La piel suave y sensible de los bebés también es propensa a las erupciones cutáneas y las reacciones alérgicas debido a los productos químicos en estos productos.

Dioxinas

La mayoría de los pañales descartables se blanquean con cloro blanco, (Chemistryexplained.com) que resulta en subproductos llamados dioxinas que se filtran en el medio ambiente y los pañales. Según la U.S. Environmental Protection Agency (sus siglas en inglés son EPA), las dioxinas se encuentran entre los productos químicos más tóxicos conocidos por la ciencia y están listados por esta agencia como productos químicos altamente cancerígenos. De acuerdo con la World Health Organization, la exposición a estos subproductos puede causar reacciones en la piel y alterar la función hepática, así como deficiencias en el sistema inmunológico, el sistema nervioso, el sistema endocrino y las funciones reproductivas.

Poliacrilato de sodio

El policarbonato de sodio es un compuesto químico súper absorbente que se utiliza en los rellenos de muchos pañales desechables. Se compone de celulosa procesada de los árboles que se mezcla con cristales de poliacrilato. Este producto químico absorbe los fluidos y crea tensión superficial en el revestimiento del pañal para aprisionar los fluidos y evitar las pérdidas. Este es a menudo visible como pequeños cristales del tipo gel en la piel de los bebés y se cree que está vinculado a las irritaciones de la piel y los problemas respiratorios. Este producto químico fue retirado de los tampones, debido a las preocupaciones del síndrome del shock tóxico. Como sólo se ha utilizado en los pañales para las dos últimas décadas, aún no hay estudios sobre los efectos de salud a largo plazo de poliacrilato de sodio en los bebés.

Tributilo de estaño (TBT)

Muchos pañales descartables contienen un químico llamado tributilo de estaño (TBT). De acuerdo con la EPA, este contaminante tóxico es muy perjudicial para la vida acuática (agua) y causa trastornos endocrinos (hormonales) en los organismos acuáticos. El mismo es un producto químico contaminante que no se degrada sino que permanece en el medio ambiente y en la cadena alimentaria. El tributilo de estaño es también un ingrediente utilizado en los biocidas para matar organismos infecciosos. Además, según un estudio publicado por el American Institute of Biological Sciences, el tributilo de estaño puede desencadenar genes que promueven el crecimiento de las células de grasa, causando la obesidad en los seres humanos.

Compuestos orgánicos volátiles (COV)

Los pañales desechables con frecuencia contienen químicos llamados compuestos orgánicos volátiles (COV). Estos incluyen productos químicos tales como etilbenceno, tolueno, xileno y dipenteno. Según la EPA, los COV pueden causar irritación en los ojos, la nariz y la garganta, dolores de cabeza, daño al hígado, el riñón y el sistema nervioso central. Algunos COV son incluso sospechosos de causar cáncer en los seres humanos (EPA.gov).

Otros químicos

Otros productos químicos frecuentemente utilizados en los pañales descartables incluyen: colorantes, perfumes, plásticos y petrolatos. Los productos químicos adhesivos se utilizan en las orejas engomadas para cerrar los pañales y las tinturas se emplean para dar color y hacer los estampados y las etiquetas que marcan los pañales. Los perfumes y las fragancias se utilizan en algunos pañales descartables para ayudar a enmascarar los olores.

Más galerías de fotos



Escrito por noreen kassem | Traducido por luis alberto fuentes schwab