Químicos cancerígenos presentes en el humo del cigarrillo

Si supieras qué productos químicos están presentes en el humo del cigarrillo, es probable que lo pienses dos veces antes de encender uno. El humo del cigarrillo contiene más de 7000 sustancias químicas y existe evidencia de que 60 de ellas generan cáncer en animales, según un informe de 2010 publicado en el sitio web U.S. Surgeon General. Los estudios indicaron una relación definitiva entre por lo menos 10 productos químicos y el cáncer en seres humanos.

Aminas aromáticas

Según el informe sobre tabaco publicado en U.S. Surgeon General, las aminas aromáticas conocidas por los nombres químicos 2-naftilamina y 4-aminobifenilo causan cáncer de vejiga. Presente en el humo del tabaco, la amina 4-aminobifenilo se utilizaba para fabricar caucho y colorantes. Sin embargo, esa práctica se interrumpió después de que un 11 % de los trabajadores de una fábrica sufrieron de cáncer urinario durante la década de 1950. Del mismo modo, la 2-naftilamina también se vinculó con el cáncer urinario en trabajadores de la fábrica. Los fumadores tienen dos o diez veces más posibilidades de sufrir cáncer de vejiga en comparación con personas que no fuman, según informa el Programa Nacional de Toxicología.

Formaldehído

El formaldehído es un carcinógeno humano conocido, que se encuentra en el humo del tabaco. Este producto químico se utiliza principalmente en resinas industriales. La inhalación prolongada del formaldehído incrementa el riesgo de sufrir cáncer en los conductos nasales y ciertos tipos de leucemia. Estos tipos de cáncer afectan a los trabajadores industriales expuestos al formaldehído, así como a los trabajadores de funerarias, porque es un componente clave presente en el líquido que se usa para embalsamar. No está claro de qué forma la exposición al formaldehído provoca cáncer, aunque la exposición al producto genera reacciones químicas que pueden dañar los genes dentro de las células, y de esa manera pueden provocar el cáncer.

Benzeno y cloruro de vinilo

Un informe sobre el tabaco publicado en 2010 en el sitio web Surgeon General también nombra al benzeno y al cloruro de vinilo como elementos cancerígenos presentes en el humo del cigarrillo. El benzeno, un químico y un solvente farmacéutico que se utiliza para elaborar gasolina, está relacionado con el incremento en el riesgo de sufrir leucemia. Aproximadamente la mitad de la exposición de los estadounidenses al benceno proviene de humo de cigarrillo. El cloruro de vinilo se utiliza para fabricar componentes plásticos de cloruro de polivinilo, o PVC, como tuberías y piezas de automóviles. Este producto está vinculado con un tipo poco frecuente de cáncer que afecta a los vasos sanguíneos en el hígado. Algunos estudios demuestran un incremento en el riesgo de sufrir cánceres cerebrales y hepáticos asociados con la exposición al cloruro de vinilo, según señala el Programa Nacional de Toxicología.

Metales

Cinco metales tóxicos presentes en el humo del cigarrillo son cancerígenos: arsénico, berilio, níquel, cromo y cadmio. La exposición al arsénico que experimentan los trabajadores durante el proceso de refinación del níquel generó una mayor incidencia de sufrir cáncer de pulmón y nasal. Los trabajadores expuestos al berilio, incluso los mineros que inhalan el polvo de este metal, son más propensos a desarrollar cáncer de pulmón que la población general. Quienes trabajan en la industria de producción de cromato tienen mayor riesgo de sufrir cáncer de pulmón debido a la exposición al cromo, al igual que ocurre con la exposición al cadmio.

Más galerías de fotos



Escrito por rudy miller | Traducido por vanesa sedeño