Los quesos que se deben evitar durante el embarazo

El queso proporciona nutrientes esenciales para el embarazo, incluyendo proteínas y calcio. Agregar un poco de queso a tu dieta en el embarazo te ayudará a consumir las vitaminas y minerales que tu bebé necesita para crecer. Hay algunos quesos que se deben evitar durante el embarazo ya que a menudo están hechos con leche sin pasteurizar, lo que aumenta el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos, como la listeriosis, informe Hope Ricciotti y Vincent Connelly, autores de "The Pregnancy Cookbook."

Brie

El queso Brie es uno de los quesos blandos más comunes y a menudo se come con galletas o untado en pan tostado. Muchos tipos de queso brie están hechos con leche sin pasteurizar, lo que no mata las bacterias peligrosas que podrían hacer que tú o tu bebé se enfermen, informa Dani Rasmussen y Antonieta Pérez, autores de "The Essential Pregnancy Organizer: 40 Weeks +" Comer queso brie contaminado puede dar lugar a un aborto involuntario, muerte fetal o infecciones potencialmente mortales en el recién nacido. El queso crema es una alternativa que se puede comer con muchos de los mismos alimentos que disfrutas con el brie. El queso crema se pasteuriza y se considera seguro para comer durante el embarazo.

Queso azul

El queso azul es otro queso blando común que a menudo se añade a las ensaladas o es esparcido sobre los platos de carne. La leche no pasteurizada es uno de los principales ingredientes de muchos tipos de queso azul, lo que aumenta el riesgo de transmitir una enfermedad peligrosa a tu bebé, anotan Ricciotti y Connelly. No comas queso azul y opta por los quesos duros rallados, como cheddar, mozzarella o monterrey jack, ya que están hechos con leche pasteurizada y son seguros para comer durante el embarazo. El queso feta es un queso similar y se utiliza a menudo en lugar del brie, pero Ricciotti y Connelly sugieren no comer El queso feta porque también se hace a menudo con leche sin pasteurizar.

Queso Fresco

Muchos quesos blandos mexicanos, como el queso fresco, se realizan con leche no pasteurizada, señalan Rasmussen y Pérez. Muchos platos populares mexicanos incluyen queso fresco por lo que es importante preguntar en los restaurantes los ingredientes en el plato que pides si comes fuera. No pasteurizar el queso fresco puede conducir a la listeria, que es potencialmente mortal para los bebés por nacer. Ricciotti y Connelly sugieren que solicites que el queso se caliente hasta que hierva, ya que esto va a matar los gérmenes que podrían hacer que tú y tu bebé se enfermen. También puedes emplear quesos seguros como el cheddar, Colby o pepper jack, en lugar de queso fresco. Otros quesos suaves mexicanos que se deben evitar incluyen queso blanco, queso de hoja, queso de crema y la variedad asadero.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por mario francia