Queso ricotta y lactosa

No todo el mundo puede digerir la lactosa, que es el azúcar que se encuentra en los productos lácteos. Este azúcar no es capaz de ser absorbido por el cuerpo, ya que es demasiado complejo. La lactosa necesita simplificarse en galactosa y glucosa para que sea absorbido con éxito en el torrente sanguíneo. Ciertos quesos contienen menos lactosa que la mayoría de los productos lácteos, como el queso ricotta. Si has sido diagnosticado con intolerancia a la lactosa puedes encontrar que puedes comer el queso ricotta sin desarrollar síntomas. Antes de consumir el queso ricotta, discute con tu médico sobre el alimento y cómo afectará a tu condición.

Intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa es un trastorno digestivo común que afecta a cerca de 30 millones de estadounidenses que comienza alrededor de la edad de 20 años, de acuerdo con la U.S. Library of Medicine. La intolerancia a la lactosa se ​​presenta cuando el cuerpo no produce lactasa, la enzima que digiere la lactosa. Las enzimas ayudan al cuerpo a absorber ciertos nutrientes. Si careces de la enzima lactasa, eres intolerante a la lactosa. Los síntomas de la intolerancia a la lactosa pueden comenzar en cualquier momento de la vida.

Queso ricotta

Una porción de 1/2 taza de queso ricotta contiene entre 3 y 6 g de lactosa, de acuerdo con Wegmans.com. Los quesos frescos, tales como ricotta, contienen menos lactosa que otros productos lácteos porque las enzimas utilizadas para hacer el queso ayudan a digerir algo de lactosa antes de que entre en el sistema digestivo. No todo el mundo puede tolerar la misma cantidad de lactosa. Es posible que puedas comer queso ricotta sin tener ningún síntoma de intolerancia a la lactosa, si eres moderadamente intolerante. Las personas con severa intolerancia a la lactosa no serán capaces de tolerar comer queso ricotta sin un suplemento.

Síntomas

Si se presentan síntomas después de comer queso ricotta, debes decirle a tu médico. Los síntomas suelen tardar de 30 minutos hasta dos horas antes de los síntomas. Los síntomas más comunes de la intolerancia a la lactosa incluyen hinchazón, gases, diarrea, náuseas, calambres y vómitos. Los síntomas de intolerancia a la lactosa son similares a una alergia a la leche y debe ser diagnosticado por un médico. La alergia a la leche es una afección más grave que requiere la evitación completa de los productos lácteos.

Consumir queso ricotta

Si no puedes tolerar la cantidad de lactosa en el queso ricotta, es posible que puedas seguir disfrutando del queso tomando medicamentos lactasa. Los suplementos de lactasa se ​​venden sin receta en las farmacias en forma de pastillas y líquido. Tomar este medicamento antes de comer queso ricotta puede prevenir que los síntomas comunes de intolerancia a la lactosa se desarrollen.

Más galerías de fotos



Escrito por diane marks | Traducido por gabriela nungaray