El queso parmesano y la dieta paleo

La dieta de los cazadores, también conocida como la dieta de los cazadores-recolectores o la dieta paleo, es un régimen de alimentación que basa la nutrición en todo lo que los humanos comían durante la era paleolítica. Se compone principalmente de carne, pescado, frutas, nueces y vegetales de raíz. El queso parmesano, junto con cualquier otro producto lácteo, es normalmente prohibido en la dieta de los cazadores.

Lácteos en la dieta de los cazadores

En el paleolítico, los seres humanos no tenían animales domésticos de los cuales tomar los productos lácteos. Los animales salvajes no eran una opción y la única vez en la que los seres humanos consumían lácteos era en la infancia a través de la lactancia materna. El cuerpo humano está un poco adaptado a consumir productos lácteos. Sin embargo, los estrictos seguidores de la dieta de los cazadores creen que el cuerpo humano es más saludable eliminando los productos lácteos completamente de la dieta. Los practicantes de esta dieta suelen evitar todos los productos lácteos, como el queso parmesano.

Modificar tu dieta de cazadores

Muchos seguidores de la dieta de los cazadores "hacen trampa" con los alimentos seleccionados a los que no quieren renunciar. Las reglas básicas de la dieta de los cazadores son seguidas con algunas comidas que los desvían ligeramente de la plan. Utiliza la moderación si deseas incluir el queso parmesano, o cualquier lácteo, en tu dieta de cazador. Por ejemplo, una vez por semana, incorpora una sola porción de queso parmesano en la comida principal del día. Esto permite que tu cuerpo siga beneficiándose de la dieta de los cazadores sin restringir el queso parmesano por completo. Para el queso parmesano se adapte mejor a una dieta de cazadores, selecciona una variedad natural sin aditivos. Si es posible, compra el parmesano de una granja que tiene su propio ganado alimentado con pasto y hace el queso a partir de leche fresca.

Incoporación del queso parmesano

Un puñado de queso parmesano va bien con el pollo y se complementa con el sabor del tomate. Esto es similar al común plato de pollo parmesano que a menudo se sirve con fideos y pan rallado, que está fuera de los límites de una dieta de cazador. El queso parmesano es también delicioso derretido sobre el pescado ricos en grasa como el salmón. Las viandas cocidas, tales como patatas, el puré con un puñado de queso parmesano se enriquece con una consistencia más espesa. El queso parmesano tiene bacterias benéficas en cada porción que mueren si se calienta por encima de las temperaturas de 100 grados Fahrenheit. Siempre agrega el queso después de cocinar la comida. Si realmente amas el sabor de este queso, sin embargo, es posible que desees disfrutar de una porción de alta calidad sin otros sabores que interfieran. Con el tiempo, disminuye la frecuencia de tu incorporación en el régimen de alimentación si deseas seguir una dieta estricta de cazador.

Consideraciones

Antes de seguir una dieta estricta de cazador, consulta a tu médico. Él puede ayudarte a determinar si eres lo suficientemente sano como para hacer las modificaciones dietéticas requeridas. Además, se te podría sugerir suplementos tomados para asegurar que recibes una nutrición adecuada. Todos los suplementos naturales son adecuados para tomar en una dieta de cazador y asegurarte de que tu cuerpo tiene lo que necesita para su correcto funcionamiento. Pregúntale exactamente qué carnes, pescados, frutas, nueces y hortalizas de raíz consumir a diario para fortalecer tu cuerpo. Después de empezar a seguir la dieta cazador, verifica con él periódicamente para una evaluación general. Si tu cuerpo tiene reacciones adversas a la dieta de los cazadores, puede ayudarte a hacer ajustes para mantenerte saludable. El cambio de estilo de vida necesarios para la dieta de los cazadores es difícil para la mayoría; el queso parmesano como un premio puede ayudarte a mantener tu compromiso.

Más galerías de fotos



Escrito por serena styles | Traducido por verónica sánchez fang