El queso azul y la inflamación

Si consumir queso azul te provoca inflamación en cualquier parte de tu cuerpo, programa una cita con tu médico ya que puedes tener una alergia a uno o más de sus ingredientes. El queso azul contiene dos sustancias altamente alergénicas: la leche y el moho. La mayoría de los síntomas provocados por una reacción alérgica son el resultado de la inflamación del tejido suave en diversas partes del cuerpo. Tu médico puede recomendar una prueba de alergias para determinar la causa de la inflamación.

Causas de inflamación

La inflamación por la alergia a los alimentos es el resultado de la histamina producida en el tejido suave. Cuando comes algo a lo que eres alérgico, tu sistema inmune suelta anticuerpos de inmunoglobulina E que atacan la sustancia. Si eres alérgico a la leche o al moho, tu sistema inmune confunde las proteínas de estos ingredientes y los ve como peligrosos, e intenta luchar contra las proteínas con los anticuerpos IgE. Estos anticuerpos activan los mastocitos para producir histamina, lo que produce la inflamación. La histamina normalmente se libera en el tejido del seno, el tejido de los pulmones, la piel y el tejido que recubre los intestinos.

Alergia a la leche

La leche es uno de los alimentos con alergias comunes en niños y adultos, y es el principal ingrediente utilizado en la preparación del queso azul. Si has detectado que eres alérgico al queso azul, necesitas evitar todos los productos lácteos, incluyendo el queso, el yogur y el helado. Consumir incluso una pequeña cantidad de leche puede ocasionar una reacción alérgica, provocando diarrea, náuseas, vómito, salpullidos en la piel, silbidos, dificultad para respirar, falta de aliento, tos y opresión en el pecho. La mayoría de los síntomas de una alergia a la leche aparece en cuestión de minutos después de haber ingerido queso azul.

Alergia al moho

Las partes azules del queso azul es moho. Si se te ha diagnosticado alergia al moho, consumir queso azul puede provocar síntomas comunes de reacción alérgica al moho. La alergia a este ingrediente normalmente surge de las esporas en el aire durante los meses de primavera, verano y otoño. Inhalar esporas de moho provoca inflamación en los ojos, la garganta y los senos paranasales. El moho ingerido puede provocar inflamación en otras partes del cuerpo, como en el sistema gastrointestinal, y la piel. Si eres alérgico al moho debes abstenerte de consumir fruta seca, quesos añejos y cerveza, de acuerdo con Cleveland Clinic.

Inflamación extrema

Una reacción alérgica extrema puede provocar una inflamación excesiva que puede afectar tu sistema respiratorio y cardiovascular, lo que lleva a un estado de shock. La anafilaxis ocurre cuando todo tu cuerpo reacciona al alérgeno y puede provocar incapacidad para respirar, mareos, un ritmo cardíaco acelerado y un repentino descenso en la presión arterial. Esta condición puede provocar la muerte y requiere inmediata atención médica de emergencia.

Más galerías de fotos



Escrito por diane marks | Traducido por mayra nava