El queso azul y el embarazo

La lista de alimentos que la mujer embarazada no debe comer es más larga y más sorprendente de lo que puedes esperar. Los alimentos que deben quedar fuera incluyen sushi crudo, pavo deli, brotes y algunos quesos, incluyendo el queso azul. La restricción se debe al riesgo de listeria, una bacteria que se encuentra en alimentos contaminados, sin embargo, el riesgo se reduce en gran medida si el queso azul es elaborado con leche pasteurizada.

Qué evitar

En algún momento del embarazo, el médico te dará una lista de alimentos que debes evitar comer, y no debe sorprenderte encontrar quesos de pasta blanda en esa lista. Centers for the Disease Control and Prevention recomiendan que la mujer embarazada evite los quesos blandos sin pasteurizar, incluyendo el feta, Brie, Camembert y los quesos azules. Sin embargo, se puede comer en forma segura las versiones pasteurizadas, así como los quesos duros como el parmesano, quesos semi blandos, como mozzarella y quesos pasteurizados en rebanadas y untables como el queso crema.

Riesgo de los quesos sin pasteurizar

Si eres un aficionado de queso azul, es difícil renunciar a él las 40 semanas de embarazo. Sin embargo, los quesos no pasteurizados durante el embarazo no son algo a lo que te debas arriesgar. Un informe de la CDC que se extiende desde 1993 hasta 2006, encontró 122 brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos causadas por productos lácteos contaminados, y en 60 por ciento de los brotes, el producto no estaba pasteurizado.

Riesgos y síntomas de listeriosis

El queso azul sin pasteurizar conlleva el riesgo de la bacteria listeria, al igual que otros productos lácteos no pasteurizados, carnes y verduras crudas y alimentos procesados, como las carnes frías. Las bacterias son asesinadas por pasteurización o cocción de los alimentos, por lo que el queso azul sin pasteurizar no es seguro para una mujer embarazada. Las mujeres embarazadas tienen 20 veces más probabilidades de infectarse con listeria que las que no están embarazadas, con el número total de casos de listeriosis de alrededor del 17 por ciento, según American Pregnancy Association. Los síntomas de la listeriosis incluyen, síntomas leves similares a la gripe, náuseas, dolores de cabeza, fiebre y dolores musculares. La infección es más común durante el tercer trimestre, cuando se suprime el sistema inmunitario. Las complicaciones graves de la infección pueden incluir aborto involuntario, parto prematuro e infección al recién nacido.

Tranquiliza tu mente

Es fácil saber si tu tipo favorito de queso azul es pasteurizado, sólo tienes que buscar en la lista de ingredientes. Si la etiqueta no dice claramente que está hecho con leche pasteurizada o si se establece que la leche cruda es uno de los ingredientes, regrésalo al estante. Puedes reducir el riesgo de listeria en los alimentos, como el queso, almacenándolos de forma segura en la nevera antes de consumirlos.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah collins | Traducido por verónica sánchez fang