¿El queso azul es bueno para ti?

Quizás el más conocido por su penetrante aroma y sabor, el queso azul obtiene su aspecto distintivo manchado del molde utilizado para producirlo. Puedes servir queso azul solo, agregarlo a las ensaladas o incluso utilizarlo como base para salsas y aderezos. Sin embargo, este queso tiene una serie de desventajas nutricionales, lo que significa que es mejor consumirlo con moderación. De todas maneras, sí ofrece algún valor nutricional, y comerlo aumenta tu consumo de vitaminas y minerales.

Alto en calorías y grasas

Uno de los principales inconvenientes del queso azul es su alto contenido de calorías. Una sola onza de queso contiene 100 calorías, o un 5% de tu ingesta diaria en una dieta de 2.000 calorías. Si bien este 5% puede no parecerte mucho, el pequeño tamaño de la porción puede hacer que consumas más de una, excediendo el consumo de calorías. Cada porción de queso azul también contiene 8.2 gramos de grasa, incluyendo 5.3 gramos de grasa saturada. Este tipo de grasa perjudicial afecta negativamente a tus niveles de colesterol, y en el largo plazo puede amenazar tu salud cardiovascular. La grasa saturada que se encuentra en una onza de queso azul representa casi una cuarta parte de la cantidad máxima permitida para una dieta de 2.000 calorías.

Alto en sodio

El queso azul también contiene una cantidad significativa de sodio, o sal. Tu cuerpo necesita un poco de sodio para funcionar, ya que actúa como un electrolito, y desempeña un papel esencial en el corazón y la función nerviosa, así como en la regulación de la presión arterial. Sin embargo, la mayoría de la gente consume demasiado sodio, y como resultado, aumenta su riesgo de daño renal, de algunos tipos de cáncer y de enfermedades cardiovasculares. Cada onza de queso azul aumenta tu consumo de sodio en 325 miligramos, que es el 22% de tu límite diario recomendado.

Fuente de proteína y vitamina B-12

A pesar de sus desventajas, el queso azul ofrece cierto valor nutricional, aumentando la ingesta de proteínas y vitamina B-12. Una porción de una onza de este queso proporciona 6.1 gramos de proteína, que ayuda al cuerpo a producir hormonas, mantener la salud de tu sistema inmunológico y reparar los tejidos dañados. La proteína en el queso azul aporta algo más del 10% de los requerimientos diarios para una persona de 150 libras. La vitamina B-12 controla la actividad de los genes en las células, y también nutre los nervios y las células rojas de la sangre. Una onza de queso azul ofrece 0,35 microgramos de vitamina B-12, o el 15% de la ingesta diaria recomendada.

Rico en minerales

El queso azul también ofrece algunos beneficios para la salud, ya que proporciona el calcio y fósforo necesarios. Tu cuerpo se basa en ambos minerales para mantener la densidad ósea, que en conjunto ayudan a formar un complejo mineral, llamado hidroxiapatita, abundante en el tejido óseo. El fósforo también nutre las membranas celulares y lcontrola la actividad enzimática en las células, mientras que el calcio ayuda a controlar tus niveles hormonales. Comer una onza de queso azul implica 150 miligramos de calcio, el 15% de la ingesta diaria recomendada, y 110 miligramos de fósforo, o el 16% de tus necesidades diarias.

Más galerías de fotos



Escrito por sylvie tremblay, msc | Traducido por sofia loffreda