Cómo quemar la última porción de grasa abdominal

Una pequeña cantidad de grasa abdominal no es perjudicial, pero la grasa abdominal excesiva puede incrementar tu riesgo de padecer muchos problemas de salud. Los dos tipos de grasa que se encuentran alrededor de tu abdomen son la grasa visceral y la subcutánea. La visceral es la grasa peligrosa que se encuentra alrededor de tus órganos, mientras que la grasa subcutánea es la que ves al mirarte al espejo. Añadir ejercicio cardiovascular adicional a tu rutina y limpiar tu dieta puede ayudarte a adelgazar tu cintura.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Monitorea tu consumo de alimentos. Para perder 1 libra de grasa debes quemar 3,500 calorías. El trabajo en el gimnasio no puede revertir una mala dieta. Debes intentar reducir tu consumo calórico en 500 calorías diarias, de acuerdo a Mayo Clinic.com. Elimina los refrescos, el alcohol, los alimentos procesados y la comida rápida hasta que llegues a tu meta de tener un vientre plano.

  2. Incrementa tus rutinas de ejercicio cardiovascular. En vez de realizar el ejercicio cardiovascular tradicional entrena a intervalos para quemar más calorías y grasa. El entrenamiento a intervalos usa tanto el sistema de energía aeróbico como el anaeróbico para incrementar tu quema de grasa. Elige correr, nadar o hacer otra actividad cardiovascular para realizar tus intervalos. Trabaja con una intensidad alta durante un período corto de tiempo seguido por un trabajo a intensidad moderada con una duración más larga. Por ejemplo, corre durante 30 segundos y después trota durante un minuto. Intenta realizar ejercicio 60 minutos al día para alterar tu composición corporal.

  3. Practica la consistencia. Esto es crucial para alcanzar tus objetivos, debido a que el entrenamiento cardiovascular diario incrementa la quema de calorías. El American College of Sports Medicine sugiere un entrenamiento aeróbico diario de 60 minutos hasta lograr tus objetivos.

  4. Incrementa tu masa magra para acelerar tu metabolismo. Mientras más músculo tengas, más eficientemente podrás quemar calorías durante tu rutina de ejercicio y en reposo. Realiza un circuito de entrenamiento para mantener tu ritmo cardíaco elevado mientras generas masa muscular magra. Realiza de seis a diez ejercicios diferentes uno después de otro sin descanso. Por ejemplo, realiza un minuto de sentadillas, planchas, estocadas, flexiones de bíceps, flexiones de brazos, abdominales y sentadillas con salto. Descansa durante dos minutos y termina el circuito dos veces más.

  5. Come frecuentemente. Consume de cinco a seis comidas pequeñas al día para incrementar tu metabolismo, para ayudarte a sentirte lleno y evitar comer de más, ya que esto puede ocasionar un aumento de peso. Enfócate en las carnes magras, granos enteros, frutas, verduras y productos lácteos bajos en grasa.

Más galerías de fotos



Escrito por roger cahill | Traducido por juliana star