Cómo quemar sodio

El sodio es un mineral esencial para la vida humana, pero, como casi todo en la dieta, se requiere de equilibrio. Demasiado sodio, comúnmente considerado sal de mesa, puede conducir a hipertensión arterial, retención de agua y más trabajo extra para los riñones y el corazón. También puede resultar en confusión, calambres musculares y dolores de cabeza. Si estás consumiendo demasiado sodio, aprender a quemarlo puede ayudar a mantener tus niveles en equilibrio.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Bebe diariamente por lo menos ocho vasos de 8 onzas de agua fría. El sodio es atraído al agua. los dos se unen y se dirigen por el torrente sanguíneo a los riñones, donde el exceso se desechará en la orina. El agua fría no sólo descargará el exceso de sodio, también puede ayudar a tu cuerpo a quemar calorías en el proceso mientras moviliza las reservas de grasa.

  2. Ejercita durante al menos 30 minutos al día. El ejercicio cardiovascular hace que tu corazón palpite y aumente la circulación de sangre y nutrientes. El volumen de la sangre circula más rápidamente a través de los riñones, donde se extrae el exceso de sodio de la sangre.

  3. Evita la sobrecarga de los riñones con una onza de prevención. Mantén la ingesta de sodio debajo del límite recomendado de 2.300 mg por día. Si comes sólo 1 cucharadita de sal, superarás ese límite, debido a que esa cantidad de sal de mesa contiene unos 2.325 mg de sodio.

Consejos y advertencias

  • Limita el sodio a 1.500 mg al día si eres mayor de 51 años.
  • Discute tu consumo de sodio con tu médico, quien puede asesorarte sobre la modificación de la dieta y otros cambios de estilo de vida que pueden abordar el tema.

Más galerías de fotos



Escrito por juliet wilkinson | Traducido por analia moranchel