Cómo quemar las grasas del costado del abdomen

Con nombres como las manijas del amor y muffin top, la grasa lateral del estómago suena cálida y cómoda, pero no hay nada más alejado de la realidad que eso. La grasa abdominal no sólo es incómoda y poco vistosa, también es poco saludable. Llevar exceso de grasa alrededor de la cintura aumenta tu riesgo de problemas cardíacos y diabetes. Los abdominales oblicuos no quemarán la grasa lateral. En su lugar, necesitas combinar ejercicio cardiovascular regular con ejercicios de tonificación y una dieta saludable.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Alfombra
  • Balón medicinal o mancuerna

Instrucciones

  1. Los ejercicios de Pilates activan toda tu espalda.

    Realiza de 150 a 300 minutos de ejercicio aeróbico por semana según las guías del Center for Desease Control. Un corazón bombeando con actividad física saludable quema la grasa corporal, incluso alrededor del centro. Escoge cualquier actividad que disfrutes y que quieras realizar. Algunas opciones efectivas incluyen correr, caminar, hacer ciclismo, patines en línea, natación, clases de gimnasio y deportes recreativos como fútbol o básquet.

  2. Toma una clase de Pilates una o dos veces a la semana. Si no puedes tomar una clase consigue un DVD. Mientras que tu meta es quemar la grasa lateral, es importante trabajar todos los músculos de la espalda para mantenerte en balance y evitar lesiones. Los ejercicios de Pilates activan toda tu espalda para generar fuerza, flexibilidad y estabilidad.

  3. Realiza rotaciones de espalda con la pelota medicinal sentado. Siéntate sobre una alfombra en el suelo con los talones hacia abajo y las rodillas dobladas. Sujeta una pelota liviana o una mancuerna con ambas manos frente a tu pecho. Siéntate con tus hombros sobre las caderas y nuevamente recto. Si esta posición es incómoda, puedes sentarte sobre una toalla o en una silla. Gira lentamente el torso de un lado al otro asegurándote que la parte superior del cuerpo se esté moviendo y que no sean sólo los brazos. Aumenta el desafío del ejercicio inclinándote hacia atrás levemente. Si escoges esta opción, asegúrate de que tu espalda se mantenga derecha y que los abdominales estén contraídos.

  4. Realiza abdominales laterales. Acuéstate de un lado con las piernas levemente dobladas. Coloca la mano superior detrás de tu cabeza contraído. Mueve el brazo inferior hacia afuera del camino envolviéndolo a través de tu pecho. Levanta la cabeza y los hombros fuera de al alfombra y baja realizando 15 a 20 repeticiones y luego cambiando los lados. Aumenta el desafío del ejercicio extendiendo las piernas rectas. Puedes agregar un levantamiento de piernas doble para un trabajo más esforzado.

  5. Realiza planchas. Al igual que Pilates, las planchas trabajan toda la espalda, incluyendo los abdominales laterales. Hay muchas variaciones del ejercicio de la plancha. El más básico es una posición de flexión con los hombros sobre tus manos y tu cuerpo derecho desde los hombros hasta los talones. Puedes modificar este ejercicio dejando caer tus rodillas hacia el suelo manteniendo la espalda recta y sin doblar la cadera. Una variación popular es realizar la plancha con los antebrazos en el suelo, sosteniendo los hombros sobre los codos. Esta variación puede ser realizada de manera completa o modificada. El truco para una plancha efectiva es presionar tus abdominales como si hubiera fuego debajo de tu ombligo y no quieres ser quemado. Asegúrate de que la cintura no caiga hacia el suelo o se levante hacia el techo. Mantén la posición por 15 a 60 segundos.

Consejos y advertencias

  • Combina tu nueva rutina de ejercicios con una dieta saludable de vegetales frescos , frutas, proteínas magras y granos enteros para maximizar la pérdida de grasa.
  • Consulta a tu médico antes de comenzar una rutina de ejercicios.

Más galerías de fotos



Escrito por leslie truex | Traducido por sebastian castro