Cómo quemar la grasa de los muslos en el gimnasio

No hay palabra que describa el exceso de peso en la parte superior de las piernas, la cual es una característica corporal que no sólo provoca sentimientos de inferioridad, sino que además es poco saludable. Unirte a un gimnasio es una buena estrategia para reducir el tamaño de tus muslos, siempre y cuando sepas cómo hacerlo. Siendo que no puedes adelgazar sólo una parte de tu cuerpo, la pérdida de peso en general debe ser tu objetivo principal.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Experimenta con el equipo para cardio. Las caminadoras, máquinas elípticas, escaladoras, máquinas de remo, bicicletas estáticas y escaleras sin fin tienen una cosa en común: queman calorías. Esto a su vez, promueve la pérdida de peso en las piernas y el resto de tu cuerpo. Dedica cinco minutos aprendiendo a utilizar cada máquina y elegir la que más te guste. Los gimnasios también están equipados con cuerdas de saltar, que también ayudan a quemar grasa.

  2. Realiza cardio casi todos los días de la semana para lograr la pérdida de peso. Usar una máquina durante unos minutos de vez en no te ayudará mucho para quemar la grasa de tus muslos (y todo el cuerpo). Debes tener la disposición a ejercitarte lo suficiente y con frecuencia para promover la pérdida de peso. El American College of Sports Medicine recomienda de 60 a 90 minutos de actividad física durante cinco días a la semana para perder peso. Conoce estas pautas para obtener mejores resultados.

  3. Lleva a cabo una sesión de ejercicios para tonificar los muslos con el equipo en el gimnasio. Hacer ejercicio con pesas le dará a tus muslos un aspecto más definido y delgado a medida que derritas la grasa. Construye una sesión de ejercicios con las mancuernas, barras y máquinas. Céntrate en trabajar los cuádriceps e isquiotibiales, que son los principales músculos de la parte superior de las piernas, con estos ejercicios. Realiza ejercicios como las sentadillas (squats), estocadas (lunges), escalones (step-ups), extensiones de pierna (leg extensións) y flexiones de piernas (leg curls). Intenta hacer cuatro o cinco series de 10 a 12 repeticiones, y ejercítate dos o tres días a la semana.

  4. Utiliza el equipo de entrenamiento con pesas correctamente para lograr resultados favorables. Realiza una gama completa de movimiento, nunca uses el impulso y mantén tu cuerpo en buena postura para hacer todos tus ejercicios. Por ejemplo: haz las estocadas con los los pies al mismo ancho de la cadera y mantén las pesas a los lados con las palmas hacia adentro: Da un paso hacia adelante con el pie derecho y dobla ambas rodillas. Detente cuando el muslo derecho quede paralelo al piso y la rodilla izquierda a una pulgada del piso. Da un paso atrás a la posición inicial y repite con la pierna izquierda; continua alternando las piernas.

  5. Substituye una o dos sesiones de cardio a la semana con una clase de acondicionamiento físico. La mayoría de los gimnasios tienen múltiples clases disponibles. Elige una que involucre los muslos para hacerla más interesante como aeróbicos con banco, kick boxing, danza cardio o una clase de tonificación para todo el cuerpo. Asiste con alguien que mantenga tu motivación para que no abandones el ejercicio.

Consejos y advertencias

  • El ejercicio es sólo una parte de la solución para tener muslos más delgados. También tienes que tomar nota de lo que comes. Seguir una dieta alta en grasa y calorías derrotará tu propósito en el gimnasio. Tu mejor apuesta es la reducción de tus porciones y los alimentos con un alto valor nutricional, como las frutas, verduras, carnes magras, granos enteros y frijoles.

Más galerías de fotos



Escrito por kevin rail | Traducido por maria del rocio canales