Cómo quemar la grasa del hígado

El hígado juega un papel importante en el metabolismo de la grasa y cuando no puede realizar su función de manera eficiente, almacena grasa, principalmente en forma de triglicéridos, que se acumulan en el. Típicamente no causa ningún daño, pero puede causar inflamación y cicatrices. El resultado más común de la enfermedad de hígado graso es la obesidad, pero ha sido vinculado con la diabetes, triglicéridos altos, alcoholismo y el uso de ciertos medicamentos. El tratamiento primario consiste en abordar adecuadamente las condiciones subyacentes de la enfermedad. Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar también. Debes hablar con tu doctor para diseñar una estrategia en el tratamiento y antes de hacer cualquier cambio drástico en tu dieta.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Reduce tu ingesta de carbohidratos refinados y de quema rápida como alimentos con harina blanca y azúcar. Un estudio publicado en 2007 en "Obesity", dirigido por el Dr. David Ludwig del Children´s Hospital of Boston (Hospital Infantil de Boston), alimentó a las ratas con una dieta ya fuera con un bajo índice glucémico, que aumenta el azúcar en la sangre de manera constante, o una con alto índice glucémico, que causa un aumento rápido. Aquellas alimentadas con una dieta con carbohidratos poco saludables tenían el doble de la cantidad de grasa en sus hígados, así como en el resto de sus cuerpos que las otras.

  2. Come menos carbohidratos en general; un estudio realizado en la University of Texas Southwestern (Universidad del Suroeste de Texas) publicado en el 2009 en el número de "Hepatology" encontró que el comer menos carbohidratos ocasiona que el hígado queme la grasa que tenía almacenada como fuente de energía. Los alimentos particularmente altos en carbohidratos incluyen almidones como pan, pasta, arroz, papas, maíz y azúcar. No necesitas quitar totalmente estos alimentos, pero come pequeñas porciones y elige granos enteros cuando sea posible.

  3. Limita el consumo de alcohol. El exceso de alcohol ha sido relacionado con el incremento de niveles de triglicéridos, la forma primaria de grasa encontrada en el hígado.

  4. Incluye más alimentos de origen vegetal en tu dieta como frutas, verduras, proteínas vegetales como soya y grasas saludables como nueces y semillas. Esos alimentos promueven la pérdida de peso y mantienen los niveles de colesterol y triglicéridos bajo control.

  5. Realiza ejercicio a un ritmo moderado por lo menos 30 minutos la mayor parte de la semana. El ejercicio moderadamente intenso incrementará tu ritmo cardiaco y respiratorio más allá de la actividad que experimentas diariamente.

Más galerías de fotos



Escrito por kelli cooper | Traducido por esteban arenas