Cómo quemar grasa y correr para mantener mi ritmo cardíaco dentro del nivel necesario para quemar grasa

Puedes quemar grasa con una variedad de ritmos cardíacos y entrenamientos, creando rutinas que se ajusten a tu condición física e intereses. Correr es una elección popular para quemar calorías y grasa y puedes crear diferentes rutinas que te ayuden a alcanzar tus objetivos. Con o sin un monitor de ritmo cardíaco puedes perder peso y quemar grasa elevando tu metabolismo con diferentes entrenamientos corriendo y ejercitándote.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Un monitor de ritmo cardíaco
  • Una calculadora de ritmo cardíaco ideal en línea

Instrucciones

  1. Calcula tu ritmo cardíaco ideal para hacer ejercicio. Estima del 50 al 65 por ciento de tu ritmo cardíaco máximo para realizar ejercicio de quema de grasa como principiante, y del 70 al 80 por ciento de tu ritmo cardíaco máximo para un ejercicio aeróbico más intenso. Resta el 88 por ciento de tu edad de 206 si eres mujer para obtener tu ritmo cardíaco máximo. Resta tu edad de 220 para obtener una estimación general de tu ritmo cardíaco máximo si eres hombre. De forma alternativa puedes usar una calculadora en línea del ritmo cardíaco ideal.

  2. Realiza un calentamiento antes de cualquier rutina de ejercicios caminando a paso rápido, trotando en tu lugar y moviendo los brazos. Realiza estos movimientos durante varios minutos hasta que estés respirando con fuerza y al nivel en el que puedas mantenerte durante la duración de tu entrenamiento.

  3. Realiza ejercicio al ritmo máximo que puedas mantener durante tu rutina de entrenamiento. Intenta lograr un ritmo que sea similar al de caminar a paso rápido, o del 50 al 65 por ciento de tu ritmo cardíaco máximo. Si eres principiante revisa el monitor de ritmo cardíaco en una máquina de ejercicio, en caso de que tenga uno, o revisa tu monitor de ritmo cardíaco personal cada 5 minutos si posees uno.

  4. Trota o corre a un ritmo que no te fatigue al grado de hacerte fallar. Añade carreras rápidas de 1 minuto y trote cada 10 minutos, seguidos por un período de recuperación de 1 o 2 minutos. Incrementando la duración de la carrera rápida y realiza este ejercicio más frecuentemente si te encuentras en mejor condición física.

  5. Añade carreras rápidas a los entrenamientos aeróbicos o rutinas de entrenamiento en circuito. Eleva las configuraciones de resistencia, inclinaciones y velocidades de las máquinas de ejercicio cardiovascular durante 1 minuto cada 10 minutos, dependiendo de tu condición. Realiza carreras rápidas de 90 segundos cada 5 minutos si te encuentras en mejor condición física.

Más galerías de fotos



Escrito por sam ashe-edmunds | Traducido por juliana star