Cómo quemar los depósitos de grasa almacenados en el cuerpo

La grasa es esencial para el cuerpo ya que aísla y protege los órganos vitales y es un depósito de energía en casos de emergencia. Pero demasiado de algo bueno es antiestético y poco saludable. Los médicos expertos dicen que el exceso de grasa contribuye a las enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, diabetes, hipertensión arterial, apnea del sueño y algunos tipos de cáncer. Eliminar el exceso de grasa requiere reducir la entrada o aumento de su producción. Eso se traduce en dieta y ejercicio. Comienza con un examen físico para determinar la cantidad de grasa que ​​debes perder y sigue las recomendaciones del médico sobre los cambios en tu estilo de vida para lograrlo.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Cambia tu dieta. Come más alimentos crudos especialmente frutas y verduras que son bajas en grasas y calorías y altas en fibra, vitaminas y minerales. Estos nutrientes esenciales de abastecimiento activan las enzimas que queman la grasa y ayudan a eliminar el exceso. Reduce las porciones de comida y evita una segunda porción y bocadillos entre comidas. Desarrolla un plan de dieta formal. Haz tu propio plan, utiliza uno recomendado por un médico o sigue un programa reconocido y aprobado médicamente.

  2. Comienza a hacer ejercicio tras la evaluación de tu condición física básica. Elige una actividad que puedas hacer con regularidad, el consejo médico es de 30 minutos al día o 150 minutos de actividad física por semana. Empieza por caminar si no has hecho ejercicio con regularidad, y luego pasa a caminatas o actividades más vigorosas y extenuantes como correr o andar en bicicleta. Usa una tabla de calorías para escoger una actividad que queme muchas calorías.

  3. Establece tus metas. Escribe un programa para perder grasa con metas específicas pero se realista. Incluso funcionando a un ritmo de 8 minutos por milla quemarás solo 600 calorías por hora, por lo que requerirás muchas horas para quemar el exceso. Pésate diariamente por la mañana y mide tu grasa corporal apretando el abdomen; escribe los resultados en un calendario y compáralos con tus metas. Ajústalas si es necesario para que puedas alcanzarlas; fallar constantemente tus objetivos puede ser desalentador.

  4. Entiende tu cuerpo. Necesitas proteínas y carbohidratos. El cuerpo quema las proteínas primero porque no pueden ser almacenadas. Los carbohidratos se queman para producir energía y los excesos se almacenan en forma de grasa. Un elemento llamado glucógeno es azúcar derivado de los hidratos de carbono utilizados para proporcionar energía al cuerpo. Cuando el glucógeno que es almacenado en el hígado se agota, el cuerpo comienza a quemar la grasa almacenada. Equilibra tu ingesta de proteínas y carbohidratos y enfócate en los carbohidratos que son bajos en azúcar y glucógeno.

Consejos y advertencias

  • Algunas personas con condiciones médicas especiales, como la intolerancia al gluten o enfermedades intestinales, pueden necesitar suplementos para mejorar la quema de grasa pero estos deben ser recetados por un médico que trate la enfermedad.

Más galerías de fotos



Escrito por bob haring | Traducido por jane laury