Cómo quemar calorías mientras estás recostado en cama

Quemar calorías mientras estás recostado en cama puede parecer un sueño hecho realidad, pero tal vez no sepas que tu cuerpo está constantemente quemando calorías durante la homeostasis -el proceso de mantener tus órganos y sistemas de tu organismo en funcionamiento. Cuando le das crédito a los números, te darás cuenta de que tu cuerpo quema una gran cantidad de calorías durante el día, aún durante períodos de inactividad.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

  1. Encuentra tu tasa de metabolismo basal. Este es el número de calorías que tu cuerpo quema diariamente si permanecieras en cama todo el día. Para calcular tu tasa de metabolismo basal, usa la fórmula que se indica a continuación dada por la BMI-Calculator.net. Necesitas saber tu peso en libras y estatura en pulgadas. Divide tu tasa de metabolismo basal por 24 para saber cuántas calorías quemas estando en cama. La fórmula: Mujeres: BMR = 655 + (4.35 x peso en libras) + (4,7 x estatura en pulgadas) - (4.7 x edad en años). Hombres : BMR = 66 + (6.23 x peso en libras) + (12.7 x estatura en pulgadas) - (6.8 x edad en años). Por ejemplo, una mujer de 28 años que mide 70 pulgadas y pesa 160 libras tiene una tasa de metabolismo basal de 1,548.4 calorías y quema 64,5 calorías por hora. El cálculo es: BMR = 655 + (4.35 x 160) + (4.7 x 70) - (4.7 x 28) = 1, 548.4 calorías BMR/hr = 1,548.4 / 24 = 64.5

  2. Realiza actividades ligeras en cama para quemar más calorías. De acuerdo a USA Today puedes quemar de 70 a 100 calorías por hora leyendo. Escribir en cama aumenta el número entre 100 a 140 calorías por hora y ver televisión quema 50 a 75 calorías por hora.

  3. Los ejercicios de relajación muscular te ayudarán a dormir mejor.

    Realiza ejercicios progresivos de relajación muscular mientras estás recostado para quemar algunas calorías adicionales. Recuéstate sobre tu espalda con tus brazos a los costados. Empezando por los dedos de tus pies, tensa y relaja los músculos de cada parte del cuerpo. Por ejemplo, aprieta los músculos de los dedos de los pies y relaja éstos antes de continuar con los pies. Muévete progresivamente a lo largo del cuerpo hasta la cabeza, involucrando tantos músculos como te sea posible. Un beneficio adicional de la relajación progresiva muscular es una sensación mayor de calma y menos dificultad para quedarte dormido.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole carlin | Traducido por iliana koster