¿Por qué estoy quemando la grasa pero no pierdo peso?

Si finalmente te has comprometido con una rutina de ejercicio saludable, es posible que te sientas frustrado cuando los kilos no se derriten inmediatamente. La pérdida de peso puede llevar un tiempo, con la mayoría de las personas perdiendo sólo una o dos libras a la semana, incluso con una estricta dieta y mucho ejercicio. Pero si has estado trabajando durante varias semanas y piensas que estás quemando la grasa, pero aún no ves ningún cambio, podría haber algo más a quien culpar por el estancamiento.

La rutina de ejercicios incorrecta

Es tentador apuntar solamente a las áreas de tu cuerpo donde se desea bajar de peso, haciendo abdominales (crunches) o estocadas (lunges). Pero el ejercicio aeróbico quema más calorías y grasa, y se traducirá una pérdida de peso más rápida. Incluso si quemas algo de grasa haciendo algunos ejercicios de calistenia o de levantamiento de pesas, los resultados serán lentos. En su lugar, estos ejercicios son más eficaces para la construcción de músculo.

Construyendo músculos pesados

El músculo es más denso que la grasa, lo que significa un pequeño aumento en el músculo y una pequeña pérdida de grasa en realidad puede causar un aumento de peso. Mientras que la escala es una buena guía para saber si estás cumpliendo tus objetivos de fitness, también se debe considerar tu salud y desarrollo físico. Si estás más fuerte y tonificado, es posible que no tengas que bajar de peso.

No reducir calorías

No importa la cantidad de grasa que quemes, si tu dieta es alta en calorías, arruinarás tu esfuerzo. Hay que arrojar 3.500 calorías por cada libra de grasa que quieres perder, y perder peso a través del ejercicio por sí solo es un reto. Una persona de 125 libras, por ejemplo, tendría que pasar más de ocho horas por semana en bicicleta en una bicicleta fija para perder una libra por semana, de acuerdo con Harvard Health Publications. La eliminación de incluso sólo 100 a 200 calorías al día puede aumentar tu tasa de pérdida de peso.

Condiciones saludables

Si estás haciendo las cosas bien (reduciendo calorías y haciendo ejercicio aeróbico regularmente) pero aún así no pierdes peso, es el momento de hablar con tu médico. Los trastornos del sistema endocrino como el hipotiroidismo y el síndrome de Cushing puede ralentizar tu metabolismo y hacer que tu cuerpo se aferre obstinadamente a su peso. Es posible que necesites medicamentos, o tu médico puede recomendar un régimen de ejercicio más intenso.

Más galerías de fotos



Escrito por van thompson | Traducido por soledad gomez