¿Qué hace el quelato de zinc?

El zinc es un mineral esencial que el cuerpo necesita en cantidades relativamente pequeñas, 20 mg o menos por día, dependiendo de tu tamaño corporal. El zinc se absorbe muy pobremente en el intestino en forma de suplemento, y a menudo se une a un agente quelante, que es un compuesto que se une o se agarra y facilita la absorción. Como tal, el quelato de zinc se refiere a elemento o átomo de zinc unido a otra molécula, tal como el ácido picolínico. Una vez en el cuerpo, el zinc es importante para una fuerte respuesta inmune, el crecimiento y el equilibrio de azúcar en la sangre. Consulta con tu médico si debes consumir suplementos de quelato de zinc.

Formas del zinc

El quelato de zinc se divide en dos tipos principales: ácidos orgánicos y aminoácidos. Los ácidos orgánicos que normalmente se unen a zinc incluyen ácido picolínico, ácido orótico, ácido cítrico y ácido glucónico. Los aminoácidos que están comúnmente conectados a metionina de zinc incluyen a la monometionina y al ácido aspártico. En consecuencia, en las etiquetas de las botellas de suplemento se lee picolinato de zinc, gluconato de zinc, etc. El suplemento de zinc también está disponible unido a ácidos inorgánicos, tales como sulfatos y óxidos, pero no son tan comunes o no se absorben tan bien. Vienen en tabletas, líquidos, cápsulas y pastillas. Disolver una pastilla de quelato de zinc en la boca es una gran manera de absorber el mineral.

Cantidades recomendadas

Los National Institutes of Health recomiendan que los adultos consuman entre 9 y 13 mg de zinc al día en función del sexo y de si estás embarazada o en periodo de lactancia. Esto depende del tamaño del cuerpo, y si eres una persona grande, puede que tengas que consumir por lo menos 20 mg al día. La deficiencia de zinc por lo general se manifiesta como la reducción de las sensaciones del gusto y del olfato, depresión, falta de apetito, retraso del crecimiento en los niños y la inmunidad debilitada. La toxicidad de zinc no es común, pero se cree que se produce por el consumo de al menos 40 mg en un período corto de tiempo. Los síntomas de intoxicación incluyen un sabor amargo en la boca, náuseas, vómitos, calambres y diarrea con sangre.

Para la inmunidad

De acuerdo con University of Maryland Medical Center, el zinc es necesario para un sistema inmunológico saludable. Las personas que tienen deficiencia de zinc tienden a ser más susceptibles a varias infecciones, como la gripe y el resfriado. Por esa razón, a veces los médicos sugieren suplementos de zinc para aumentar tu inmunidad general y protegerte de las infecciones. Sin embargo, no se ha probado adecuadamente que tomar pastillas de quelato de zinc o usar el aerosol nasal de zinc en los primeros signos de la enfermedad reduzca drásticamente la duración y severidad de los síntomas. Se necesita más investigación para comprender mejor cuáles son las formas de suplementos de zinc que pueden ser más eficaces contra los virus y las bacterias.

Otros beneficios potenciales

De acuerdo con Linus Pauling Institute, el zinc juega un gran número de funciones en el cuerpo y puede ser útil para la prevención de la degeneración macular relacionada con la edad, el equilibrio de la glucosa en la sangre, para reducir el riesgo de diabetes tipo 2 y reducir la incidencia de infecciones en los pacientes infectados por SIDA, aunque se necesita más investigación antes de ofrecer recomendaciones definitivas.

Más galerías de fotos



Escrito por sirah dubois | Traducido por daniela laura arjones