Quehaceres semanales de limpieza para niños

Llevar los calcetines sucios a la canasta es una tarea diaria para tu hijo (en un mundo perfecto, por lo menos). Con las prisas de la escuela, tareas, fechas de juegos y actividades extracurriculares, la lista de quehaceres diarios de un niño debe consistir en tareas bastante sencillas y rápidas, pero se puede apartar tiempo para las tareas más grandes una vez a la semana. Las tareas semanales no sólo evitan que el desorden invada tu casa, también enseñan a los niños duraderas lecciones sobre la responsabilidad.

Organizar y descartar

Una limpieza semanal hace una gran diferencia en el sistema de organización del hogar. Una vez por semana guía a tus hijos en una limpieza. Trabaja una habitación por semana si es todo lo que parece manejable o muévete de habitación en habitación con descansos cortos entremedio. Pide a los niños pequeños que revisen sus cajas de juguetes, lleven los objetos fuera de lugar a sus sitios correctos y que repasen sus habitaciones buscando cosas que no pertenezcan allí. Los niños en edad escolar deberían utilizar algo de su tiempo del fin de semana para organizarse para la semana siguiente. Pide a cada niño que revise su bolso escolar y sus cuadernos, botando la basura y llevándote cualquier papel que debas leer. Ayuda a los niños a escoger su ropa para la semana entrante.

Clasificar y lavar la ropa

Nunca es demasiado temprano para comenzar a enseñar a un niño a cuidar de su propia ropa. Una vez por semana, haz que tus hijos vayan a sus habitaciones y quiten las sábanas y fundas de sus camas y almohadas. Aún los niños pequeños y preescolares pueden hacer este trabajo con algo de ayuda de un adulto. Pon a los niños mayores a cargo de llevar la ropa a la lavadora y pasar la ropa mojada a la secadora; los niños más pequeños pueden ayudar a clasificar las ropa clara y de color. Cuando todas sus ropas y sábanas estén secas, supervisa mientras las doblan y colocan en su sitio. Los niños mayores pueden hacer sus camas con las sábanas limpias, la educadora Suzanne Pish de la Michigan State University Extension sugiere que esta es una tarea apropiada para niños de 10 años o más, pero aún los más pequeños pueden ayudar a estirar las sábanas y poner las fundas en las almohadas.

Limpiar el exterior

Es una lucha conseguir que los niños estén al aire libre el fin de semana; una vez que los tienes allí, también podrían hacer algún trabajo. Enseña a los niños de todas las edades a cuidar la naturaleza, y a hacer algo de ejercicio, con trabajos semanales al aire libre. Primero una barrida por el patio todos juntos, buscando juguetes que pertenecen al garaje o a la casa y recogiendo la basura con guantes en las manos. Dependiendo de tu espacio y la época del año, los niños pueden rastrillar hojas, palear nieve, barrer el pasto cortado de la acera o ayudarte a plantar, desmalezar o regar las flores. Ayúdalos a lavar el auto o sus propias bicicletas o dales cubos de agua jabonosa y esponjas y pídeles que froten cualquier ventana que puedan alcanzar.

Más tareas de limpieza

Cualquiera sean las tareas de tu lista semanal de quehaceres, busca maneras apropiadas a su edad en que tus niños puedan ayudar. Aún los niños pequeños pueden quitar el polvo de los muebles que no contengan objetos frágiles o frotar los zócalos con una esponja húmeda. Los niños mayores pueden aspirar, barrer y fregar las superficies del baño con limpiadores no tóxicos. HealthyChildren afirma que a la edad de 12 años un niño debería ser capaz de manejar la mayoría de las tareas de limpieza del hogar. Pon a tu hijo a cargo de limpiar las sobras viejas del refrigerador y de clasificar los reciclables en los cubos apropiados. Deja que escoja la música que desee escuchar mientras trabaja y dale muchas alabanzas y pocas críticas y estará feliz de ayudarte el próximo fin de semana.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn walsh | Traducido por frances criquet