¿Por qué no me puedo quedar embarazada?

Los problemas para quedar embarazada son muy comunes. Según Centers for Disease Control and Prevention (CDC), casi el 11% de las mujeres tienen problemas para concebir, y cerca de la mitad de estas mujeres son consideradas no fértiles. Ya sea que el hombre o la mujer puedan tener problemas médicos que afectan a la posibilidad de la concepción, o a veces ambas personas tienen problemas. Si estás teniendo dificultades para quedar embarazada, un chequeo para ti y tu pareja puede ayudar a identificar la complicación, y si hay un tratamiento disponible, puedes mejorar tus probabilidades de concepción.

Problemas de óvulos

La concepción requiere que un óvulo de buena calidad y un esperma de buena calidad se encuentren en el tracto reproductivo femenino. Normalmente una mujer libera un óvulo durante el ciclo menstrual, pero algunas mujeres liberan un óvulo en intervalos irregulares o no pueden liberar óvulos en absoluto. Las mujeres mayores de 35 años pueden encontrar que sus huevos han reducido la calidad con la edad, lo que también puede disminuir la probabilidad de concepción.

Problemas con el esperma

Algunos hombres con problemas de fertilidad tienen un bajo conteo de esperma. Su esperma puede ser normal o también puede ser menos móvil de lo normal, lo que significa que se mueven menos. La motilidad es importante para que el esperma llegue al óvulo y lo fertilice. Algunos hombres pueden no producir espermatozoides en absoluto. Un testículo no descendido, daños anteriores a los testículos y el uso de drogas o alcohol son las posibles causas de la infertilidad masculina.

Problemas estructurales en el sistema reproductivo femenino

Un sistema reproductor femenino sano permite que el óvulo se libere de los ovarios, que están en cada extremo de una trompa de Falopio, y que viaje a través de la trompa de Falopio, hasta el útero. Si esta vía tiene algún bloqueo, puede resultar más difícil que el óvulo o el espermatozoide lleguen adonde deben. Una infección previa, como la enfermedad inflamatoria pélvica, puede causar cicatrices y adherencias que producen bloqueos. Una condición llamada endometriosis, en la que la pared del útero crece en lugares que no debe, puede también bloquear el movimiento del óvulo y el esperma.

Problemas hormonales

La fertilidad en los hombres y las mujeres está fuertemente influenciada por las hormonas. Por ejemplo, las hormonas estimulan los ovarios para liberar el óvulo y preparar la pared del útero para recibir el óvulo fecundado. Los desequilibrios en este sistema, como una producción insuficiente de la hormona progesterona, significan que el sistema reproductivo no es tan propenso a recibir de forma normal a la fertilización y alimentar el óvulo fertilizado. En los hombres, las hormonas promueven el desarrollo correcto del esperma. Por esta razón, los hombres con desequilibrios hormonales, tales como un tumor testicular que produce estrógeno o un tumor prolactinoma que produce cantidades anormales de una hormona llamada prolactina, pueden producir menos esperma o esperma de baja calidad.

Infertilidad por causas desconocidas

El libro de texto médico "Kumar and Clark's Clinical Medicine (Medicina Clínica de Clark y Kumar)", afirma que, de las parejas que tienen problemas para concebir, el 15% tienen problemas médicos no identificables. Continúan las investigaciones sobre lo que puede causar esta infertilidad sin causa aparente, y hay muchas vías posibles de investigación. Por ejemplo, un artículo de revisión publicado en 2012 en "Reproductive Biology and Endocrinology" describe que el estilo de vida de las mujeres es objeto de investigación, ya que es posible que la obesidad, el tabaquismo y el consumo de alcohol puedan contribuir a la infertilidad, porque pueden causar "estrés oxidativo". Las moléculas asociadas con el estrés oxidativo en realidad juegan un papel importante en la liberación normal del óvulo desde el ovario, pero es posible que los niveles altos puedan influir negativamente en la fertilidad femenina.

Más galerías de fotos



Escrito por jillian o'keeffe | Traducido por sofia loffreda