¿Qué tan bueno es andar en bicicleta para ejercitarse?

Escrito por Rogue Parrish
Una bicicleta puede ser un medio de transporte para disfrutar y con el cual mantenerte en forma

Andar en bicicleta es una de las mejores formas de ejercicio, especialmente para quienes consideran que el aire fresco y los paisajes de exterior son una distracción potente y sin dolor para el intenso trabajo al que sometes tu cuerpo. Tus articulaciones disfrutan el bajo impacto del pedaleo y puedes controlar la intensidad del ejercicio al elegir la ruta y la velocidad de marcha. Cuando pedaleas los músculos de las piernas hacen obviamente la mayoría del trabajo, pero "andar en bicicleta fortalecerá, dará forma y tonificará todo tu cuerpo", escribe el autor y ciclista Chis Sidwells en "7 semanas de andar en bicicleta para estar en forma".

El valor cardiovascular

Andar en bicicleta eleva el ritmo cardíaco y reduce la grasa corporal

Andar en bicicleta a un ritmo regular eleva el ritmo cardíaco y en combinación con una dieta saludable puede ayudarte a controlar tu peso, fortalecer tu corazón, disminuir la presión arterial y reducir la grasa corporal, señala Sidwells. Dado que puedes controlar tu nivel de esfuerzo, puedes elevar tu ritmo cardíaco sin poner tu cuerpo bajo mucho estrés. Incluso si ya estás relativamente en forma, te darás cuenta que andar en bicicleta te permite continuear por mucho más que con otras actividades, añade. La Organización Mundial de la Salud concuerda, indicando que andar en bicicleta reduce la grasa corporal y la tasa de mortalidad, como ha sido demostrado en estudios de gran escala en el Reino Unido, Dinamarca y Holanda.

Fortaleza muscular

Gran parte de los músculos de tu cuerpo se fortalecen al andar en bicicleta

Pedalear en bicicleta obviamente hace trabajar a los cuádriceps en el frente del muslo, así como los isquiotibiales, las pantorrillas y los muslos. Cambiar de velocidad altera el nivel de resistencia que tus músculos encuentran. Los músculos centrales se comprometen a medida que te balanceas en el asiento de la bicicleta y los músculos de los brazos se ejercitan sobre un terreno dispar cuando haces bicicleta de montaña o pedaleas sin sentarte en los caminos. Los músculos de los hombros y el pecho juegan un rol en controlar el manubrio.

Estimulación de los músculos

Hacer carreras de velocidad activa los músculos de fibra de contracción rápida

Los músculos del cuerpo están distribuidos genéticamente en una porción de músculos de fibra de contracción lenta y músculos de fibra de contracción rápida. El primer tipo, más abundante, potencia los esfuerzos constantes, como el de la velocidad baja o media al pedalear. Las fibras de contracción rápida, más gruesas que las otras, potencian los esfuerzos breves de trabajo de alta intensidad, debido a su tamaño llegar a ellos le da a tu cuerpo más definición. Pedalear hacia arriba en una colina o hacer carreras de velocidad en un camino plano activa los músculos de fibra de contracción rápida, pero dado que este esfuerzo es balanceado con trabajo aeróbico, no generarás músculos abultado y seguirás incrementando tu tasa metabólica.

Sectores especiales de la población

Los niños y adultos mayores pueden andar en bicicleta sin dañar sus articulaciones

Dado que la bicicleta carga tu peso, los adultos mayores y los niños pueden pedalear sin dañar sus articulaciones. Cualquier persona con sobrepeso "considerará más disfrutable una sesión de pedaleo de 20 minutos que otros ejercicios de alto impacto y donde se carga el propio peso, como trotar o aeróbica", escribe Sidwells. Andar en bicicleta también es apropiado para ejercitarte al recuperarte tras una lesión. Una promoción de la revista "Bicyclint" que regaló 2.000 bicicletas a residentes de ciudades seleccionadas, condujo a la pérdida de peso en 96% de los premiados durante los tres primeros meses, con una tasa de reducción de 25 libras por persona, según reportó la revista en 2007. La fisioterapeuta Karen Hambly,